Donald Trump tiene una semana en el cargo, pero parece que nunca abandonó la campaña electoral, convirtiendo cada oportunidad en una nueva reiteración de su retórica de campaña. Las diferencias son que ahora todo lo que afirma, lo hace desde la representación de la superpotencia estadounidense y que en apenas siete días ostentando el cargo ha firmado órdenes ejecutivas que realmente tienen repercusiones. Las consecuencias de lo que habla Trump, confronta directamente a los intereses de las empresas mexicanas que sí tienen inversiones en el país norteamericano.

No es que sus dichos antes de la investidura no tuvieran consecuencias pero ahora sus dichos, aunque no siempre cimentados en datos concluyentes que se asemejen a la realidad, pueden tener repercusiones a largo plazo y eliminando dinámicas que ya encontraron un cauce y un rol de funcionamiento.

Por ejemplo, Trump eliminó definitivamente el lunes 23 de enero la participación de Estados Unidos del Tratado Transpacífico de Cooperación Económica (TPP), un acuerdo firmado por 12 países que tienen como frontera común el Océano Pacífico y que representan 40% de la economía mundial, como contrapeso a la creciente influencia de China.

Esta cancelación, aunque deja pendiendo de un hilo la continuidad del acuerdo, no fue tan significativa para México como el anunció el domingo 22 de enero de sus intenciones de renegociar, o bien cancelar, el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), un acuerdo que ha estado vigente desde el 1 de enero de 1994 y del que México percibe que se ha beneficiado enormemente. Trump cree que este acuerdo no es justo para los intereses de Estados Unidos.

Ese anuncio del mandatario estadounidense hizo que el Gobierno mexicano buscara una reunión en Washington para empezar a delinear una posible actualización de dicho tratado.

El empresario manejó desde la campaña un discurso agresivo y una vez en la presidencia matizó, de cierta forma, la vehemencia en sus mensajes pero no la retórica. Aunque sus mensajes pueden parecer estar llenos de contradicciones en las palabras pronunciadas, el mensaje siempre destaca sobre el resto de los matices que se incluyen. En el caso del TLCAN parece, en ocasiones, reconocer los beneficios que ha traído el convenio económico para las dos naciones.

Uno de los argumentos que presenta Trump como los mayores inconvenientes de los tratados económicos es que el gobierno mexicano y las empresas nacionales se han aprovechado de los estadounidenses cobijados por los lineamientos del tratado.

El destino de ambas naciones está y ha estado entrelazado desde hace tiempo, incluso antes de la firma del TLCAN. Existen empresas en mexicanas que han incurrido en grandes riesgos al entrar al mercado estadounidense y hacer negocios en ese país.

Tras la orden de Trump que dictó la salida de su país del TPP el Secretario de Hacienda y Crédito Público, Luis Videgaray, dijo que las empresas mexicanas acumulan una Inversión Extranjera Directa de más de 18,000 millones de dólares y que el comercio entre ambos países equivale a 1,400 millones de dólares diarios y 500,000 millones de dólares en un año. Según la Secretaría de Economía, las empresas mexicanas han enviado flujos de Inversión Extranjera Directa (IED) por 43,000 millones de dólares a Estados Unidos en forma acumulada.

1. Socios de EU

Según los datos de la Central Intelligence Agency de Estados Unidos, México está dentro de las cuatro economías con las que más comercia Estados Unidos que incluye a China, Canadá, México y Japón. El 21% de las exportaciones de EU en el 2015 llegaron desde China en comparación con el 13.2% provenientes de México, empatado con Canadá. México recibe el 15.7% de las exportaciones de EU, mientras que Canadá recibe el 18.6 por ciento. Esto representa un aumento ya que en el 2014 EU recibió de México 291,000 millones de dólares el 13% del total según el el Índice de Complejidad Económica.

2. EU, el principal destino de inversión extranjera directa (IED) de México

Estados Unidos es el principal destino de la IED mexicana, con inversiones equivalentes a 43 millones de dólares, según The American Mexico Public Affairs Commitee. De enero de 1999 a septiembre de 2015, la IED acumulada de Estados Unidos de México fue de 192.8 millones de dólares, esto significa el 46.3% de la IED que ingresó al país en ese periodo. Para septiembre del 2015 estaban registradas 27,145 empresas con inversión estadounidense (43% del total de empresas con IED en el país, según Pro México.

3. Compañías manufactureras en EU

Según Roberto Morales, reportero de El Economista, entre las compañías manufactureras que han invertido en Estados Unidos están: Bimbo, Gruma, Kuo, Lala, Kaltex, La Costeña, IUSA, Katcon, Alpek, Sigma Alimentos y Nemak. Todas las inversiones de estas compañías fueron realizadas tras incrementos en sus exportaciones al mercado estadounidense tras la firma del TLCAN, en un proceso de internacionalización.

4. De las manufactureras las líderes en el mercado estadounidense

De las empresas mexicanas que manufacturan en Estados Unidos, la filial de Alfa, Alpek, es líder productor de poliéster en Estados Unidos y Sigma Alimentos, es el más grande productor de salchichas para hot-dog de América del Norte. Por su parte, Nemak, es el mayor productor de componentes de alta tecnología de motores de aluminio para la industria automotriz en el mundo, según información publicada por Roberto Morales en El Economista. Bimbo invirtió 660 millones de dólares en el 2016 en Estados Unidos al igual que Gruma que invirtió 350 millones de dólares y Bachoco con 8 millones de dólares en el mismo año.

5. Otras empresas mexicanas con inversiones en EU

Cemex, Industrias CH, Banorte, Bachoco, Grupo Bal, Cinépolis, Grupo México, Mexichem, Metalsa y Vitro. De entre estas empresas, Cinépolis ha expresado cierta preocupación por las declaraciones de Trump sobre el comercio con México. Cinépolis ha invertido 140 millones de dólares en 150 salas de cine en cinco estados de la unión americana y planea más inversiones tres estados más.