A pesar de que el tema del combate al robo de identidad en el sistema financiero se ha trabajado desde hace varios meses, todavía hay detalles por definir con la finalidad de que sea una regulación balanceada, que no represente un lastre para los bancos cumplir con estas nuevas medidas, indicó Jaime González Aguadé, presidente de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV).

En entrevista, el presidente de la CNBV reconoció que aunque la circular para prevenir el robo de identidad ya estaba en la Comisión Federal de Mejora Regulatoria (Cofemer), se le realizaron cambios menores y se espera que a más tardar la próxima semana sea enviada nuevamente a dicho órgano.

(La circular) ya la habíamos mandado a Cofemer, le hicimos algunos cambios y vamos a mandar la nueva versión la siguiente semana. Ya con cambios menores y esperemos que se dictamine muy rápido , detalló el funcionario sin precisar cuándo estaría publicada en el Diario Oficial de la Federación.

Fueron cambios respecto a algunos montos y (sobre) algunas posibilidades de cuando haya una falla en el Instituto Nacional Electoral (INE); son temas operativos más que otra cosa , agregó.

Hace algunos días, la CNBV explicó a este medio que con esta normativa cuando un cliente llegue a un banco y pida un crédito o pretenda abrir una cuenta de ahorro, la institución bancaria le pedirá como nuevo requisito las huellas digitales de sus 10 dedos y ésta le pedirá al INE validar la identidad de la persona.

Para González Aguadé es evidente que aplicar esta nueva regulación, la cual se basa en instrumentos biométricos, representará un costo a los bancos; sin embargo, lo que se busca es que sea un costo medio para prevenir el robo de identidad, el cual también representa pérdidas para las instituciones bancarias.

Es un tema que hemos venido trabajando con los bancos desde hace tiempo. Los bancos evidentemente no quieren que haya robo de identidad porque les cuesta, pero también les cuesta la regulación como siempre, entonces vamos a encontrar el balance de la regulación , expresó el funcionario.

No es tema menor

Aunque la misma CNBV ha reconocido que el robo de identidad en el sistema financiero todavía no es un foco rojo, existen afectaciones importantes para las personas que son víctimas de esta problemática, por lo que con esta nueva reglamentación se busca que disminuya de manera importante este problema.

De acuerdo con cifras de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de los Servicios Financieros, en el primer trimestre del 2017 se registraron 19,004 reclamaciones a los bancos por posible robo de identidad, un crecimiento de 18% respecto a 16,085 que se registraron en el mismo periodo del 2016.

Aunque en una primera instancia los bancos del país se tendrán que conectar al INE para validar la información, éstos podrán implementar su propia base de datos.

La CNBV ha dicho que prevé que en cuestión de un año dicha reglamentación sea aplicada a 100% en el sistema bancario. A pesar de esto, los siete bancos más grandes del país se dicen listos para implementarla de manera inmediata.

De inicio, la regulación se aplicará para productos al consumo, que es donde se presenta la mayoría de casos de robo de identidad, para posteriormente aplicarla a temas de crédito automotriz, hipotecario y comercial.

Aunque la validación de las huellas digitales es la medida más inmediata que tendrán que implementar los bancos, se prevé que las entidades más grandes vayan más allá de esto e instrumenten otros elementos biométricos de verificación como lectura facial, iris y voz.