El gobierno federal a través de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) presentó al Congreso su propuesta de Paquete Económico para el año fiscal 2022, con un Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) de 7.08 billones de pesos y del cual se prevé destinar 362,546.2 millones de pesos hacia el Presupuesto Especial Concurrente para el Desarrollo Rural, lo que representaría solo el 5.11% del presupuesto total del país.

En entrevista para El Economista, Luis Gómez Garay, secretario general de la Unión General Obrera Campesina y Popular (UGOCP), indicó que si bien el presupuesto para el campo muestra un incremento con relación al año anterior de 8.15%, continua siendo insuficiente, además de que no atiende al desarrollo productivo del campo.

Asimismo, señaló que la orientación del gasto no estimula, ni promueve la actividad productiva del campo, que es la única forma de superar los graves rezagos sociales y productivos que se encuentra al sector.

“El campo no tienen importancia para el gobierno federal y no la tiene desde la perspectiva de producción. El presupuesto para el campo normalmente lo integran nueve vertientes, lo integraban 10 pero retiraron la vertiente laboral y hoy también retiran la vertiente financiera, que es la que atendía los temas de crédito, los temas de financiamiento, la inclusión financiera, el tema de los seguros. Los otros vertientes que se mantienen atienden cuestiones diferentes a lo que es desarrollo productivo del campo”.

Agregó que con los recursos que se propone destinar al sector no se establecen estrategias de combate estructural a las causas de la pobreza rural como la baja competitividad, ausencia de infraestructura para la integración de valor agregado a los productores primarios, baja integración de la producción rural al mercado interno, entre otros factores ampliamente diagnosticados.

Gómez Garay enfatizó que solo se combatirá la pobreza mediante el fortalecimiento y desarrollo de la capacidad productiva de las regiones rurales, el desarrollo de infraestructura productiva y de integración de valor a la producción agropecuaria.

“Es fundamental destinar recursos para la modernización de los modos de producción agropecuaria, la transferencia de tecnología y asistencia técnica a los productores rurales, el fortalecimiento de los instrumentos de financiamiento a la producción y de los servicios a la producción agropecuaria (riego, semillas, fertilizantes, mecanización agropecuaria, almacenamiento agrícola, entre otras)”.

Sader

Con lo que respecta al presupuesto destinado a la Secretaria de Agricultura, de 53,088.96 millones de pesos, solamente un 68.5% tendría un impacto directo en la producción agropecuaria. Es decir, solo 36,345 mdp se orientan a la producción a través de los programas Producción para el Bienestar, Precios de Garantía a Productos Alimentarios Básicos, Fertilizantes, Programa de Fomento a la Agricultura, Ganadería, Pesca y Acuicultura; Programa de Abasto Rural a cargo de Diconsa, Programa de Abasto Social de Leche a cargo de Liconsa y Sanidad e Inocuidad Agroalimentaria.

“Lo anterior significa que solo se canalizan recursos al sector productivo rural por el 0.51% del total del Presupuesto Federal a un sector que debiera ser estratégico para la nación y en el cual se encuentra casi la cuarta parte de la población nacional. El resto se gasta en actividades administrativas y de planeación agropecuaria”.

Finalmente, el líder campesino señaló que es urgente que el gobierno actual fortalezca los sistemas de transformación de la producción primaria, además de que se establezca una estrategia de integración de valor a la producción.

rrg