Tras cancelar una votación que se llevaría a cabo ayer 06 de octubre, miembros del partido republicano en el Senado de Estados Unidos ofrecieron a los demócratas una propuesta temporal para salir del bloqueo en el que se encuentran los legisladores por la falta de un acuerdo político para extender el límite de deuda del país.

El líder de la bancada republicana, Mitch McConnell, que ya ha bloqueado en días anteriores al menos dos votaciones en el Senado, propuso una extensión temporal del techo de la deuda con vigencia hasta diciembre.

“Para proteger al pueblo estadounidense de una crisis a corto plazo creada por los demócratas, permitiremos que ellos utilicen los procedimientos normales para aprobar una extensión del límite de deuda de emergencia a un monto fijo en dólares para cubrir los niveles de gasto actuales hasta diciembre", dijo McConnell.

Ambos partidos se acusan mutuamente de no haber alcanzado acuerdo a este momento.

Janet Yellen, secretaria del Tesoro estadounidense, ha declarado que Estados Unidos se quedará sin recursos para cumplir sus obligaciones con sus acreedores después del 18 de octubre, es decir, en siete días, si el Congreso no flexibiliza el techo de deuda del país que es de 28.4 billones de dólares.

No está claro si los demócratas aceptarán la propuesta de McConnell, de hacerlo aceptarían la responsabilidad del aumento del techo de la deuda, pero tendrían más tiempo para buscar una solución a largo plazo. Hasta ahora se han negado a tomar esa medida.

Ante el bloqueo parlamentario, Biden se reunió con los principales líderes bancarios y empresariales para discutir “la urgente necesidad de que el Congreso actúe inmediatamente con apoyo bipartidista” para evitar “la catástrofe económica que resultaría” de un default de la primera potencia mundial.

Entre los invitados a ese encuentro figuraron los directores generales de los bancos JPMorgan Chase, Citi y Bank of America, así como los responsables del Nasdaq y las grandes empresas Intel y Raytheon.