La poca transparencia que se tiene sobre los ingresos excedentes que presenta cada año el gobierno federal y la falta de control e información sobre las asignaciones que se hacen con dichos recursos públicos, llevó al Partido Acción Nacional (PAN) a presentar una iniciativa para que se regulen, indicó el senador Francisco Búrquez Valenzuela.

En entrevista, explicó que se propone reformar los artículos 19 y 50 de la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria, la cual permite actualmente a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) realizar asignaciones de los ingresos excedentes sin consulta del Congreso.

“Lo que se propone es que, cuando los excedentes pasen de 1% de los ingresos aprobados, se discutan en el Congreso para definir su uso. En cuanto a las asignaciones y reasignaciones, se propone que cuando pasen de 5% a lo que se les aprobó también sea discutido por el Congreso”, detalló.

A su parecer, la Secretaría de Hacienda realiza asignaciones y reasignaciones a diestra y siniestra sin ningún uso de transparencia o rendición de cuentas.

“Este tipo de facultades hace que lo que se aprueba en el Presupuesto de Egresos de la Federación en la Cámara de Diputados no sirva de nada, pues Hacienda tiene la libertad de asignar esos recursos como prefiera”.

Ejemplificó que si a la Secretaría de Educación se le quieren asignar 10,000 millones de pesos más a lo que se le aprobó en su presupuesto y representa más de 5%, el Congreso es quien debe discutir cómo se deben utilizar y dar información al respecto, lo que actualmente no se da.

Aclaró que con esta iniciativa se buscaría quitarle facultades a la Secretaría de Hacienda para regresar el contrapeso que hace falta en el Congreso para que se pueda discutir de manera más transparente el uso de los excedentes.

MÉXICO EVALÚA, REFERENTE

En su momento, México Evalúa también sugirió regular los ingresos excedentes, pues en el periodo 2013-2016 el gobierno federal obtuvo ingresos excedentes acumulados por 1.2 billones de pesos.

“Esto significó que cada año en promedio el gobierno federal contó con 300,800 millones de pesos más de lo presupuestado originalmente y aprobado por el Congreso”, indica en su análisis “Blindar el gasto público contra la discrecionalidad”.

Detalla que 50% de estos ingresos excedentes proviene de un rubro de ingresos denominado “otros aprovechamientos”, el cual no es correctamente explicado y por ende no es discutido durante la aprobación de la Ley de Ingresos de la Federación (LIF).

Al respecto, el senador panista comentó que se han apoyado de los análisis y estudios de este tipo de organizaciones y que en efecto gran parte de los ingresos excedentes se concentra en el rubro de aprovechamiento y otros.

“Al cierre del 2016 se obtuvieron 483,776 millones de pesos de ingresos por conceptos de aprovechamientos, mientras que en la Ley de Ingresos se estimaban 161,743 millones de pesos, es decir, hubo un excedente de 322,033 millones de pesos, los cuales Hacienda decidió cómo se repartirían”, afirmó.

LA MAYORÍA SE VA AL RAMO 23

Búrquez Valenzuela expuso que otro problema que se tiene de que se den las asignaciones y reasignaciones sin participación del Congreso es que la mayoría se destina al Ramo 23 de Provisiones Salariales y Económicas, el cual es calificado por diversas organizaciones como la caja negra del presupuesto por su falta de transparencia y rendición de cuentas.

“Muchos de estos recursos se van a este ramo, de donde salen todos los moches y deshacen los recursos públicos. Estas reasignaciones son discrecionales; no hay control para su manejo, no hay información ni aprobación por parte del Congreso”.

Añadió que esta iniciativa va dirigida a que toda la información sobre los ingresos excedentes no petroleros sea detallada y permanezca para su consulta por tiempo indefinido en la página de Internet de la Secretaría de Hacienda como datos abiertos.

El senador reconoció que si bien es difícil que la iniciativa se apruebe este año, es fundamental que se conozca la falta de transparencia que se tiene en estos recursos.