El presidente del Consejo Nacional Agropecuario (CNA) Bosco De la Vega, previó “un buen resultado” para México y Estados Unidos en el caso del tomate, ya que se trata de un producto que actúa de forma complementaria en ambos mercados.

Luego de que el Departamento de Comercio estadounidense anunció que llevaría a cabo una investigación antidumping por la venta de tomate mexicano a precios inferiores a los del mercado,  el representante del CNA dijo que los sectores no se han detenido y trabajan en ambos lados. Mientras que en Estados Unidos se atiende este asunto, aunque a una velocidad menor ya se formó una coalición en ese país a favor de la negociación y en México “nos estamos organizando para este tema”, detalló.

Los productores de Florida, Carolina del Norte y del Sur, así como de Georgia, piden tener precios competitivos para el tomate de ese país “y le van a pedir a México que suba sus precios”.

Pero advirtió que si México sube mucho sus precios, los perjudicados serán los consumidores y se afectarían las exportaciones de México.

“Entonces, tenemos que cuidar al consumidor y cuidar que tengan negocio los dos países porque es un producto complementario”.

Además, celebró que el tema esté en manos del secretario de Comercio de Estados Unidos, Wilbur Ross, “un hombre prudente, con intenciones de armar equipo y con buena relación con México”.

Refirió que la parte de gobierno está muy bien integrada, en tanto que por el lado del sector privado hay una muy buena relación con la contraparte en aquel país. “Y estoy seguro de que serán los mismos norteamericanos los que cuidarán que el tomate no sea un problema”.

Sin embargo, advirtió que en caso de que se imponga algún arancel al tomate mexicano, el país va a responder con contundencia.

Al respecto aseguró que de haber acciones que perjudiquen a México, el gobierno mexicano trabajaría en las represalias, pero aún no se tiene nada y aseguró que ya se trabaja para hacer igual de ágiles las demandas de dumping en México que en Estados Unidos.

“En Estados Unidos es muy fácil demandar y en México es dificilísimo lograrlo” por lo que aprovechó para dejar en claro que el sector agropecuario mexicano se pronuncia por tener reglas igual de ágiles para ese tema. “Y si viniera un ataque por parte de Estados Unidos, exigiríamos una respuesta igual”.