El Fondo Monetario Internacional (FMI) urgió a los países miembros de la eurozona a la aplicación de medidas inmediatas y decisivas para completar la comunidad del mercado, también en términos presupuestarios.

Al difundir una revisión al estatus financiero y económico de la zona euro, expertos del organismo evidenciaron que los insuficientes avances para establecer la disciplina fiscal han puesto en riesgo la estabilidad de la moneda y la confianza respecto de todos los países miembros.

Hay una deficiente gobernanza económica en la región, resultado de políticas fiscalmente insostenibles , criticó.

En la declaración, resultado de la revisión anual del artículo IV al que tienen derecho los miembros de la entidad, alertaron que un retraso en la consolidación fiscal de los países de la zona euro podría contribuir a una mayor pérdida de confianza de los mercados financieros.

Y atraería un aumento en las primas de riesgo, una mayor depreciación del euro y un menor desem­peño económico, precisaron.

La receta

Según el comunicado, los miembros deben aplicar cuatro medidas para garantizar un desarrollo más sano:

  • Acelerar la reestructuración del sistema financiero.
  • Garantizar la disciplina presupuestaria, a través de una reforma legislativa, la cual garantice políticas estrictas que eviten nuevos desequilibrios de finanzas públicas.
  • Terminar la arquitectura financiera de la Unión Europea, con una regulación armonizada y supervisión estricta sobre la gestión y solución de crisis.
  • Aplicación de reformas estructurales necesarias en cada país.

El envejecimiento de la población en los países de la zona pone de relieve la urgencia de dos cambios estructurales: el del sistema de salud y el laboral.

Según los resultados de esta visita de expertos, se requieren medidas inmediatas que frenen el deterioro del mercado laboral y la vuelvan menos vulnerable a las crisis económicas. Hay que recordar que la comunidad europea también supone un libre tránsito laboral, lo que no ha podido completarse por las serias diferencias culturales y educativas de la población.

Para emerger de la crisis

Los gobiernos necesitan pasar del manejo de la crisis hacia las reformas estructurales, para impulsar el crecimiento sostenible y coordinar la implementación de políticas en la eurozona.

Debe ser prioridad la implementación de ajustes creíbles en materia fiscal, haciendo énfasis en la pronta implementación de las medidas que respalden las metas de reducción de sus déficit presupuestarios.

La consolidación fiscal deberá comenzar en todos los países de la zona euro, a más tardar, en el 2011. Las naciones deben estar listas para ajustar sus planes fiscales.

ymorales@eleconomista.com.mx