Tras informar la compra de 7,000 millones de dólares de las reservas internacionales del Banco de México por parte del gobierno, el precio de los seguros contra impago de Petróleos Mexicanos (Pemex), es decir los Credit Default Swaps (CDS), bajó 2.5 por ciento.

Si bien el gobierno no ha precisado qué hará con estos dólares, el mercado asumió que se utilizarían para la reestructura de la deuda de Pemex, coincidieron el economista en jefe para América Latina de Credit Suisse, Alonso Cervera, y el vicepresidente y senior portfolio Manager de Franklin Templeton, Luis Gonzali.

Por eso el riesgo de la empresa productiva del Estado, bajó a los cinco minutos de conocerse el detalle de la compra de dólares en el estado de cuenta del Banco de México, observó Gonzali.

Para el experto Alonso Cervera “el mercado ya tiene internalizada una recompra de este tipo”. Y argumentó que “limpiar las amortizaciones de corto plazo libera recursos a la petrolera que pueden usarse en otras áreas como exploración y producción”.

La suposición del mercado tiene su origen en lo declarado por el presidente Andrés Manuel López Obrador que el pasado 6 de septiembre, adelantó que el gobierno de México inició la reestructura de la deuda de Pemex, al tiempo que aseguró que las obligaciones de la petrolera son deuda del gobierno.

No puedo hablar mucho sobre el tema, comentó el mandatario, “porque ya se inició un proceso de reestructuración de deuda. Recuerden que los 12,500 millones de dólares que llegaron, que le corresponden a la hacienda pública, queremos que se destinen al pago de deuda”.

Señal positiva, mayor impacto

Información divulgada por la petrolera en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) muestra que el monto de sus pasivos totales asciende a 113,957 millones de dólares. “La deuda de Pemex sigue siendo enorme”, comentó Cervera

La cantidad de dólares adquirida por el gobierno con el canje con Banco de México que presumiblemente se utilizaría para el prepago de la deuda de Pemex, representa menos de 7% del total de sus pasivos, acotó aparte Gonzali.

Esta operación sí mandaría una señal positiva y clara del gobierno sobre su responsabilidad para hacerse cargo de las obligaciones financieras de la petrolera al menos de aquí al 2024, aseveró el estratega de Franklin Templeton.

Para el servicio de la deuda

De acuerdo con información de la calificadora Moody´s, los vencimientos de deuda de Pemex para este año ascienden a 6,500 millones de dólares. Así que el monto adquirido por el gobierno funcionaría para pagar la totalidad del servicio de la deuda de este año.

Gonzali estimó que esta operación no tendrá impacto en la calificación de la petrolera que en Moody´s y Fitch es especulativa.

La calificación para Pemex en las agencias es de más largo plazo, y evidencia que al término de la administración, no hay certezas ni estrategias para la viabilidad financiera de la petrolera, finalizó.

ymorales@eleconomista.com.mx