Petróleos Mexicanos (Pemex) realizó una operación en el mercado internacional que le permite asegurar liquidez y mejorar su perfil de vencimientos de deuda.

La empresa productiva del Estados señaló que esta operación, que consistió en colocar dos bonos y usar los recursos para recomprar otros con vencimiento en dos años, forma parte de las acciones que la empresa ha realizado para fortalecer su posición financiera.

Así, obtuvo financiamiento mediante la reapertura y colocación de dos bonos vigentes de referencia, a plazos de 10 y 30 años; los rendimientos que pagarán al vencimiento serán de 5.75 y 6.90%, respectivamente.

Además, recompró bonos con vencimientos en 2018 y 2019, disminuyendo así el monto de amortizaciones de deuda que Pemex debe realizar en estos años, señaló la empresa productiva del Estado a través de un comunicado.

Pemex logró colocar así un monto de 5,000 millones de dólares, habiéndose registrado una demanda cercana a los 15,000 millones de dólares.

Los agentes colocadores fueron BBVA Bancomer, HSBC Securities (USA) Inc., JP Morgan y Santander. Se contó principalmente con la participación de inversionistas de Estados Unidos y Europa.

Con parte de esos recursos obtenidos, Pemex recompró bonos que tenían vencimiento en los próximos dos años, lo que reduce sus compromisos de pago de deuda en ese periodo; el monto fue por aproximadamente 1,742 millones de dólares.

De esta manera, la petrolera extiende la vida promedio de su portafolio de bonos en dólares en 1.1 años, disminuyendo significativamente sus necesidades de refinanciamiento.

Pemex resaltó que tiene ahora total disponibilidad de sus líneas de liquidez bancarias, y detalló que el monto agregado de estas líneas equivale a 1.6 veces los vencimientos de deuda en 2018.

Como ventaja adicional, la empresa también podría recurrir a los mercados financieros nacionales e internacionales para incrementar su flexibilidad financiera.

En un entorno de volatilidad en los mercados, particularmente en los precios de energéticos, afirmó que esta operación refleja la confianza de los inversionistas en el rumbo que está tomando Pemex con base en su Plan de Negocios 2017-2021 y en la materialización de la reforma energética.

La respuesta de los mercados a la estrategia financiera de Pemex así como la reciente modificación de perspectiva negativa a estable que hizo Standard & Poor’s del riesgo crediticio y de deuda de la empresa, reconocen lo que la actual administración ha venido realizando para fortalecer su situación financiera, añadió.

Mencionó que ello también ha permitido reducir a la mitad el diferencial entre la tasa de interés de la deuda de Pemex y la del gobierno federal en aproximadamente en 200 puntos base.