Se espera que muchas empresas mexicanas enfrenten problemas este año y las inversiones disminuyan sustancialmente, afirma el México Country Report de Atradius. El informe detalla que las condiciones económicas del país ponen en riesgo especial al sector informal.

Las complicaciones financieras de las empresas locales se han incrementado ante la crisis por el coronavirus, lo que ipactará de forma negativa en las pequeñas y medianas empresas, explica la aseguradora de crédito enfocada en pérdidas por los impagos de clientes.

"La actual recesión agravará la situación de muchas empresass en una amplia gama de industrias, debilitando la fortaleza financiera de muchas y provocano un aumento de los retrasos en los pagos y los impagos en los próximos meses", advierten sus expertos.

Atradius enfatiza que debido a la desaceleración económica y la pandemia, la situación de riesgo crediticio y el rendimiento de sectores clave han sido degradados a pobres e incluso sombríos, encabezados por los de contrucción, metales, acero y maquinaria.

"La industria de la construcción tuvo un desempeño deficiente en 2019, con un aumento en los retrasos de pagos y las reclamaciones de seguros de crédito. En la industria automotriz, se espera una disminución de la producción a mediano plazo con menos ventas".

Para las industrias de maquinaria, metales y siderúrgicas, prevé afectaciones debido a los altos precios de importación por la depreciación del peso frente al dólar y por la demanda deteriorada de sectores compradores clave (automotriz, construcción y energía).

En cuanto al sector agrícola, afirma que las empresas se verán afectadas por los mayores costos de importación de productos básicos, especialmente los agroquímicos, causas por ese efecto negativo en el tipo de cambio, que impactará de lleno en sus márgenes. 

El estudio espera que la economía de México se deteriore más este año, debido a la grave contracción económica. La dependencia de las exportaciones mexicanas, en especial las automotrices, de Estados Unidos, condiciona la actividad por una menor demanda.

En los sectores con mayores afectaciones coloca a construcción, maquinaria, metales y acero. Detrás, se encuentran el petróleo, electrónicos, agricultura, servicios, textiles y con panorama apretado, los servicios financieros, químicas y la industria de alimentos.  

"La repercusión económica de la pandemia afectó especialmente a los trabajadores del sector informal, que representan alrededor de 60% de la fuerza laboral en el país. Como consecuencia, el aumento de la pobreza podría convertirse en cuestión social", destaca.

Atradius es una aseguradora de crédito del Grupo Catalana de Occidente. Proteger a las empresas grandes y pymes contra pérdidas causadas por impagos de clientes.

jose.rivera@eleconomista.mx