Moody's Investors Service mantendrá en evaluación la calificación soberana de México en una perspectiva de 12 a 18 meses, periodo durante el cual analizará el progreso del proceso de consolidación fiscal emprendido por el gobierno federal.

El analista senior del Grupo Soberano de la agencia, Jaime Reusche, recordó que el pasado 31 de marzo Moody's cambió la perspectiva de la nota soberana de México de estable a negativa y afirmó la calificación en A3.

Las principales razones para ello fueron el débil crecimiento económico y un contexto externo adverso que pondrán a prueba los esfuerzos de consolidación fiscal, así como un aumento del riesgo de que el incremento de las razones de deuda no se estabilicen en el mediano plazo.

Además, dijo, los pasivos contingentes en forma de un posible apoyo el gobierno para Pemex, dadas las presiones de liquidez en la empresa petrolera, podrían obstaculizar aún más el proceso de consolidación fiscal.

OPINIÓN: S&P cambia su perspectiva sobre México por vulnerabilidad a "choques" externos

Por ello, evaluará el progreso de estos frentes en un periodo de 12 a 18 meses, a fin de tomar una acción sobre la perspectiva o la calificación soberana de México, argumentó durante la 17 Conferencia Anual de Moody's Investors Service.

Reusche apuntó que desde la perspectiva de la calificación soberana, lo más importante es el tema fiscal, por lo cual para Moody's es fundamental que México cumpla sus metas en la materia.

Aclaró que la deuda de México no es insostenible ni hay un problema fiscal, pero el país pierde vuelo dentro del grado de inversión en el que está su calificación soberana, y el perfil fiscal de país se empieza a ver no tan notable.

Explicó que Moodys evalúa la credibilidad de la política fiscal de México y si las autoridades van a lograr sus objetivos de consolidación fiscal, como se esperaría de un país que tiene calificación A.

NOTICIA: Calificaciones sobre calidad crediticia de estados y municipios

Señaló que si bien los Requerimientos Financieros del Sector Público (RFSP) históricos, que es la deuda del estado, siguen en aumento, se avizoran que se empiecen a estabilizar, lo que forma parte de la evaluación de Moody's sobre la perspectiva y la calificación soberana de México.

En ese sentido, dijo, la agencia está en un modo de evaluación durante un periodo de 12 a 18 meses, para ver si los ajustes emprendidos por el gobierno mexicano son sostenibles, a fin de tomar una acción de calificación.

Precisó que es posible que el gobierno federal tenga que apoyar nuevamente a Pemex en 2017, pero tratará que el costo fiscal no venga por la parte del presupuesto, sino que utilizará todas las herramientas a su disposición para dar esta ayuda a la empresa petrolera, de ser necesario.

Estimó que la economía mexicana registrará un crecimiento promedio anual entre 2.0 y 2.5% en 2016 y 2017, con un sesgo a la baja porque pueden seguirse dando choques externos, nivel de crecimiento que no ayuda a estabilizar la razón de deuda respecto al PIB.

NOTICIA: Moody’s no prevé revisar la nota de México

De acuerdo con las estimaciones de Moody's, la deuda del gobierno federal llegará a 37 o 38% del PIB en 2017 y 2018, para estabilizarse en ese nivel y empezar a declinar, según el crecimiento de mediano y largo plazos.

El principal pasivo contingente es Pemex, pero el gobierno federal lo está manejando relativamente bien, por lo cual existe la posibilidad de que revierta el nivel de deuda y el país construya un espacio fiscal para absorber cualquier tipo de pasivo contingente, añadió.

mfh