La Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) realizó la primera colocación de bonos y su primer ejercicio de manejo de pasivos del 2020 en los mercados internacionales por un monto de 2,300 millones de dólares.

José de Luna Martínez, titular de la unidad de crédito público de la dependencia, explicó que dicha transacción se realizó bajo condiciones favorables para el gobierno en términos de costos y plazos; además, no representa un incremento en el saldo de la deuda.

“Cuando inició la actual administración, teníamos una deuda que representaba 44.9% del Producto Interno Bruto (PIB), en diciembre pasado se redujo a 44.7 por ciento. Existe un compromiso de que, en los siguientes años, se siga reduciendo el nivel de deuda, con lo que esta operación no representa un incremento en el saldo de la deuda”, dijo en entrevista a El Economista.

De acuerdo con información de Hacienda, primero se colocó un monto de 1,500 millones de dólares que provienen de la emisión de un nuevo bono a 10 años con vencimiento en abril del 2030. Otorgará una tasa de rendimiento al vencimiento de 3.312% y pagará un cupón de 3.250%, tasa que representa un mínimo histórico para cualquier emisión realizada por el gobierno federal en el mercado en dólares, destacó el funcionario.

Posteriormente, se colocaron 800 millones de dólares procedentes de la reapertura del bono con vencimiento a enero del 2050, que fue emitido originalmente en julio del 2019. Este bono fue reabierto a una tasa de rendimiento al vencimiento de 4.041%, lo cual representa una mejoría en comparación con la tasa de rendimiento al vencimiento de 4.552% al momento de su emisión original.

Subir deuda no será opción si no mejoran ingresos

De Luna Martínez aseguró que, en caso de que la economía mexicana no presente un avance significativo y, por ende, los ingresos presupuestarios no aumenten como se espera, endeudarse no será la opción del gobierno.

“Si llegáramos a tener alguna reducción fuerte de ingresos, lo que se movería sería el gasto y no se incrementaría la deuda (...) Lo que se busca es mantener la confianza de los inversionistas y la estabilidad macroeconómica”, destacó.

El funcionario agregó que, ante las situaciones geopolíticas que se viven a nivel mundial, la SHCP seguirá monitoreando los mercados financieros para aprovechar las mejores condiciones de mercado, como las bajas tasas de interés, para que el gobierno obtenga un financiamiento más barato.

Aclaró que, para mantener la estabilidad en las finanzas públicas, el gobierno continuará con la composición del portafolio de la deuda, la cual se conforma 88% en moneda nacional y 22% en moneda extranjera. Adelantó que el Plan Anual de Financiamiento 2020 se publicará antes de que concluya el primer mes del año.

Se debe cuidar que deuda no supere más de 47% del PIB

Analistas financieros comentaron que las operaciones de refinanciamiento y reestructuración de la deuda que ha realizado el gobierno son positivas, pero  preocupa que, ante menores ingresos para el 2020, el gobierno tenga que elevar más la deuda.

“Existe un ligero espacio para el endeudamiento, pero sería bueno que no supere 46 o 47% del PIB para mantenerse a la par con otros países que tienen una calificación crediticia similar a la de México”, indicó Alejandro Saldaña, gerente de Análisis Económico de BX+.

Mencionó que, para el 2020, la Secretaría de Hacienda prevé un ligero incremento del Saldo Histórico de los Requerimientos Financieros del Sector Público, la medida más amplia de deuda, pues en el 2019 espera cerrar en 45.3% del PIB y en el 2020 la relación bajaría a 43.6%, lo cual no es preocupante.

Gabriella Siller, directora de Análisis Económico Y Financiero de Banco Base, coincidió en que a México no le conviene endeudarse más de 50% de su PIB, ya que es un aspecto en el que están muy atentas las calificadoras.

A su parecer, México sigue siendo atractivo para los inversionistas internacionales, sobre todo por la alta tasa de interés que mantiene no sólo en términos nominales, sino reales. “Los inversionistas siempre buscan una buena combinación de riesgo y rendimiento. en el caso de México, el riesgo no es tan alto y el rendimiento real es el segundo más alto a nivel internacional”.

Es importante mencionar que la operación de financiamiento alcanzó una demanda máxima de aproximadamente 14,700 millones de dólares, equivalente a 6.4 veces el monto colocado, y contó con la participación de 350 inversionistas institucionales a nivel global.

Características de la operación

• Gobierno realizó su primera colocación del año en dólares.

• La primera colocación fue un nuevo bono a 10 años por US1,500 millones.

• Tendrá un rendimiento de 3.312 por ciento.

• Se pagará un cupón de 3.250 por ciento.

• La segunda colocación fue por US800 millones.

• Tendrá un rendimiento de 4.041 por ciento.

• Se pagará un cupón de 4.500 por ciento.

Con ambas transacciones el gobierno federal logró:

• Cubrir 100% de las amortizaciones de deuda externa de mercado del gobierno federal programadas para el 2020.

• Cubrir aproximadamente 58% de las necesidades totales de financiamiento externo programadas para el 2020.

• Mejorar el perfil de vencimientos del portafolio de deuda externa de mercado de bonos denominados en dólares con vencimiento en el corto y mediano plazos por un bono de largo plazo.

• Mantener una curva de rendimientos en dólares líquida que facilite el acceso de otros emisores de los sectores público y privado de México a los mercados internacionales.

Fuente: SHCP

[email protected]