La percepción que tiene la sociedad mexicana sobre los niveles de pobreza que hay en el país, no está tan alejada de la realidad; mientras que la percepción que se tiene del pago de impuestos que hacen sí dista de lo que realmente contribuyen al erario.

Aurora Ramírez, investigadora del Centro de Estudios Espinosa Yglesias (CEEY), indicó que los mexicanos creen que, alrededor del 59% de la población percibe un ingreso de 2,548 mensuales, un monto que consideran es de situación vulnerable.

“Dicha percepción no está tan alejada de los datos oficiales, los cuales muestran que el 48.8% de las personas están en una situación vulnerable; la línea de pobreza urbana en el país es de 3,080 pesos mensuales; mientras que la línea de pobreza extrema es de 1,562 pesos al mes”.

Al presentar el estudio Bienestar con equidad. Hacia un nuevo pacto social, mencionó que la percepción que tienen los mexicanos sobre la riqueza en el país es diferente.

“Se percibe que el 35% de la población recibe un ingreso mínimo de 38,248 pesos mensuales, monto que consideran que percibiría una persona rica. Sin embargo, de acuerdo a cifras oficiales, menos del 1% de la población percibe este ingreso”.

Es decir, como mexicanos percibimos más pobreza de la que realmente hay y nuestra percepción de la riqueza está muy alejada de la realidad, enfatizó la investigadora del CEEY.

Ramírez mencionó que también encontraron diferentes percepciones con respecto a lo que los mexicanos creen que pagan de impuestos y lo que realmente destinan de sus ingresos al erario.

“En general, se piensa que se destina el 39% de los ingresos mensuales al pago de impuestos, pero realmente se da el 22.1%, es decir, percibimos que pagamos más de lo que realmente pagamos”.

Al preguntarle a las personas cuánto desearían pagar de impuestos, respecto de sus ingresos, la mayoría respondió que el 22%, es decir, lo que se paga en la realidad.

Otro aspecto que destacó la investigadora del CEEY es una pregunta que se les hizo a los encuestados sobre qué tanto deberían pagar de impuestos tanto las personas ricas como las pobres.

“El 20% más pobre de nuestra encuesta consideró que los ricos deberían pagar de impuestos el 47% de sus ingresos y los pobres el 13%; mientras que el 20% de los encuestados más ricos consideró que deberían pagar el 35% de sus ingresos y los pobres el 14% por ciento”.

Este escenario lo que demuestra es que los mexicanos desean un sistema fiscal más progresivo, donde los ricos paguen más que los pobres, remarcó Ramírez.

La experta indicó que, si las personas ricas pagarán 40.8% de sus ingresos en impuestos, mientras que los de ingresos medios el 22.7% y los pobres el 14.5%, la desigualdad en el país apenas se reduciría 4 por ciento.

“En conclusión, las tasas que deseamos imponer no son consistentes con la igualdad que aspiramos como mexicanos”.