Raquel Buenrostro Sánchez, jefa del Servicio de Administración Tributaria (SAT), adelantó que buscará presentar la reforma fiscal junto al Paquete Económico del 2022 que entregará la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) en septiembre, con el objetivo de que los cambios fiscales se vean reflejados a partir del próximo año.

“Con la reforma esperamos obtener ingresos de 200,000 millones de pesos adicionales a los de este año, como primeras estimaciones, el equivalente a 1% del Producto Interno Bruto”, explicó en conferencia de prensa.

Sin embargo, la funcionaria se sinceró y declaró que, en principio, la idea es presentar la reforma tributaria como una Miscelánea Fiscal, bien estructurada y explicada.

Buenrostro hizo énfasis en que no será una reforma fiscal “tradicional”, aunque sí habrá modificaciones, pero no aumentos de impuestos; estos cambios serán facilidades administrativas como digitales para facilitar al contribuyente pagar sus impuestos. Asimismo se tratará de hacer más precisa la ley para encontrar esquemas y planeaciones fiscales agresivas contra el fisco.

“La referencia es que como no se está cargando la tasa impositiva, lo que nosotros queremos es que suba la recaudación primaria y eso es lo que nos da la sustentabilidad en recaudación”, explicó la jefa del SAT.

De dónde vendrán los recursos

Añadió que para este año parte de los recursos que el país necesita se obtendrán por dos canales: a través del combate a la informalidad y la recaudación de Grandes Contribuyentes.

Para el SAT lo más rentable para la recaudación de impuestos han sido los Grandes Contribuyentes, por eso se empieza con este sector, aunque estas políticas de recaudación permean en todos los niveles de ingresos. De acuerdo con Buenrostro el alza de 20% anual en la declaración anual de personas físicas va de la mano con este cambio de paradigma fiscal.

Asimismo se dio a conocer que en 40 actividades económicas de México, de cinco motores, existe un boquete de 700,000 millones de pesos por evasión y elusión fiscal.

A esto se suma que, para combatir la informalidad laboral en los autotransportistas el complemento de la Carta Porte ayudará a recaudar 150,000 millones de pesos a la autoridad fiscal.

Asimismo, hay una meta en el área de comercio exterior del SAT que el año pasado, por la pandemia ,se cayó la recaudación en 15.6% en términos reales. Por ello, instó a las aduanas a que deben de recuperar al menos 150,000 millones de pesos perdidos.

Ante este panorama, en el SAT están convencidos de que sí hay recursos, pero no llegan por actos de corrupción o por una aplicación discrecional de la ley y, entonces, en la medida en que la autoridad fiscal haga cumplir la ley de manera pareja, “todo el mundo” estará obligado a pagar sus impuestos, detalló Buenrostro.

Sí hay espacio para no tener una reforma fiscal y que siga siendo sustentable la recaudación”, sentenció.

Al respecto, Héctor Villarreal, director general del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP), comentó a este medio que se vienen muchas presiones por el lado del gasto, particularmente en el tema de pensiones, por lo que la reforma es necesaria.

El titular del CIEP, aseguró que el gobierno no se salvará de realizar una reforma tributaria, no obstante hay una preocupación en que ésta termine con sólo unos cuantos cambios y que sea más una Miscelánea Fiscal, como ya dejó ver ayer la propia Buenrostro, que como una modificación de “gran calado”.

La funcionaria habló sobre la designación del Rogelio Ramírez de la O al frente de Hacienda, ante la próxima salida de su actual titular, Arturo Herrera, para señalar que el trabajo realizado hasta ahora para crear las modificaciones fiscales encargadas por el presidente Andrés Manuel López Obrador “será mucho más sencillo”.

Lo anterior, debido a que Buenrostro y Ramírez de la O han trabajado juntos hace más de 20 años. Además, esta designación no afecta en nada la política económica del gobierno, declaró la jefa del SAT.

Personas físicas, las que más pagan

En la conferencia se informó que la tasa efectiva del Impuesto sobre la Renta (ISR) a Grandes Contribuyentes fue de 1.3% durante el 2020, porcentaje menor que el ISR a personas físicas que fue 25.4 por ciento. Asimismo que el gravamen para sueldos y salarios fue de 1.4 por ciento.

Añadió que del 2016 al 2020 la tasa efectiva de ISR a Grandes Contribuyentes no ha rebasado el margen de 2.0%, aunado que este porcentaje no incluye las devoluciones de Impuesto al Valor Agregado.

Buenrostro retomó lo dicho por el Presidente, quien aseguró que los asalariados son los pagan más en impuestos, entonces, una reforma fiscal implica que las personas que menos tienen terminen pagando más y los otros sigan sin pagar.

Lo que buscamos es justicia fiscal, que cada quien pague lo que tenga que pagar, ni más ni menos (…) por estos datos duros sabemos que aún es sustentable la política fiscal durante otro tiempo”, sentenció.

En el 2020 se consideraron Grandes Contribuyentes a aquellos que declararon ingresos anuales superiores a 1,500 millones de pesos. Cabe recordar que en México se cobra una tasa de 30% de ISR para empresas.

santiago.renteria@eleconomista.mx