La Comisión Europea (CE) estudia cómo abaratar la deuda soberana de España e Italia mediante compra de bonos de ambos países, algo para lo que aún debe convencer al Banco Central Europeo (BCE).

En la semana que inicia, se realizarán contactos importantes para definir la forma en que la entidad central y el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF) pueden intervenir.

El secretario del Tesoro de Estados Unidos, Timothy Geithner, realizará un viaje a Alemania, donde se entrevistará con el presidente del BCE, Mario Draghi, y con los responsables de la economía en ese país. Se explicó que entre las medidas contempladas están que el FEEF compre deuda en el mercado primario (en la subastas de los tesoros) y que el BCE adquiera su parte en los mercados secundarios, y así provocar una bajada en las tasas de interés.

La CE espera conocer la propuesta del gobierno español para que el FEEF abra una línea de liquidez a cambio de una contrapartida, que debe ser negociada por las partes y convencer de ello a Alemania y al propio BCE.

Para ello, es posible que la CE llame esta semana a una teleconferencia del eurogrupo para tomar una decisión sobre cómo utilizar el nuevo instrumento. La CE afirmó que una reunión presencial sólo se realizaría si la presión de los mercados obliga a los gobiernos a escenificar un acuerdo para atajar el problema de deuda soberana.

Abundó que a esos contactos se suma la reunión que tendrán este miércoles en Madrid, el presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, y el primer ministro italiano, Mario Monti.