Por el sentimiento de riesgo que se ha cernido en Europa, el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF) colocó 1,488 millones de euros en títulos a seis meses con una tasa negativa.

Información del banco central de Alemania, el Bundesbank, muestra que, por primera vez desde su nacimiento hace dos años, el FEEF completó la operación ofreciendo un interés negativo de 0.0113%, tras haber contado con una fuerte demanda que triplicó la oferta del papel.

El dato contrasta con la prima que tuvo que pagar el mismo FEEF hace un mes, cuando colocó 1,465 millones de euros en títulos a seis meses, por la que se le exigió una tasa de 0.1421 por ciento. En aquella operación, la demanda superó en 2.1 veces la oferta.

Analistas de mercado de dinero consultados por El Economista, explicaron que estas divergencias demuestran que ahora los inversionistas consideran un refugio a los títulos de este emisor, como lo ha sido el oro o los bonos del Tesoro de Estados Unidos.

De ahí que los inversionistas estén dispuestos a soportar pérdidas, al aceptar tasas negativas.

En contraste, las emisiones de los países de la periferia del euro han alcanzado intereses récord, como son España e Italia.

Desde el 9 de junio se ha observado esta tendencia de rendimientos en tasa negativa entre ciertos países como son Alemania, Holanda, Finlandia, Austria, Dinamarca y Suiza. Su común denominador es que son países centrales de la eurozona. Los rendimientos de los bonos alemanes a dos años se colocaron la semana pasada a una tasa de -0.5%, la más baja del club de las tasas negativas .

El FEEF financia los programas de reestructuración de los países que han solicitado ayuda.