Gerry Rice, vocero del Fondo Monetario Internacional (FMI), respondió a las declaraciones de la vicepresidenta de Argentina, Cristina Kirchner, y advirtió que las posibilidades de reestructurar los programas del organismo y posponer los pagos son limitadas.

“La capacidad del FMI de reestructurar la deuda y posponer pagos está limitada por nuestras reglamentaciones y marcos legales”, explicó durante la conferencia de prensa quincenal en Washington.

Rice también señaló que el organismo no violó sus reglas al otorgarle al país el gigantesco préstamo, en respuesta a acusaciones de la vicepresidenta argentina, que afirmó anteriormente que el crédito fue ilegal.

“Le puedo asegurar a todos que no hubo una violación de las reglas del FMI”, aclaró el vocero después de que Kirchner dijera: “Cuando dicen ‘no, no se puede hacer una quita al capital del FMI porque su estatuto prohíbe hacer quitas’. También prohíbe que se den préstamos para permitir fugar el dinero. ¿Y por qué vamos a hacer valer una prohibición y la otra no?”.

Incluso, sus declaraciones fueron respaldadas por el presidente argentino Alberto Fernández quien consideró que “la observación de Cristina es muy pertinente, porque muchas veces dije que el fondo incumplió con el hecho de que el estatuto prohíbe prestar plata para cubrir corridas cambiarias. Lo que Cristina dice es que, si incumplieron eso, que hagan una quita. Es absolutamente pertinente”.

Cabe recordar que las reuniones entre el FMI y el gobierno argentino iniciaron este miércoles en Buenos Aires y tienen como propósito realizar un análisis de sostenibilidad de la deuda.

El equipo técnico del FMI es encabezado por el titular del caso argentino, el venezolano Luis Cubeddu, junto con la subdirectora del departamento hemisferio occidental, Julie Kozack, además de funcionarios del Ministerio de Economía para recabar datos duros de la evolución macroeconómica.

Desde Washington, el vocero del FMI también dijo que, pese a las críticas que formuló, el ministro de Economía argentino, Martín Guzmán, el diálogo con dicha administración es “constructivo”.

Guzmán planteó, junto con la voluntad de pagar la deuda de Argentina, que el préstamo del FMI se tomó “en una situación y condiciones insostenibles y sirvió para financiar la fuga de capitales”.

“El FMI es responsable por la crisis económica que se está viviendo hoy, es importante tener memoria”, aseguró.

El anterior gobierno argentino de Mauricio Macri acordó con el FMI en el 2018 el mayor préstamo de su historia por cerca de 57,000 millones de dólares, de los cuales recibió 44,000 millones de dólares. El actual mandatario, Alberto Fernández, renunció a los siguientes tramos.

El equilibrio fiscal

Argentina tiene una deuda total de 311,251 millones de dólares (91.6% del PIB), según cifras del Ministerio de Economía al cierre de septiembre del 2019. En el 2015, cuando asumió Mauricio Macri, la deuda pública era de 240,665 millones de dólares (52.6% del PIB).

En la discusión quedará sobre la mesa el supuesto de equilibrio fiscal para el 2023, cuando con el actual programa con el FMI el equilibrio debía alcanzarse en el 2019, y superávit este año. Bajo un supuesto de mayor ajuste, desarmando la reforma tributaria del 2017, Guzmán prevé un equilibrio fiscal en el 2022, superávit de 1.3% en el 2023, con un crecimiento de 2% del PIB, atado a aumento de las exportaciones de 4.5 o 5 por ciento.