El sector inmobiliario chino, que por años fue visto como el motor del crecimiento de aquel país y que representa 29% su PIB, entró en crisis.

La punta del iceberg es la situación insostenible de la constructora Evergrande, uno de los desarrolladores inmobiliarios más grandes de China que ha reconocido que no tiene capacidad para enfrentar sus obligaciones.

El elevado pasivo resulta de que en tiempos de bonanza la promotora se diversificó en otros sectores como el alimentario, los servicios sanitarios, los vehículos eléctricos o el deportivo, proyectos que no siempre cuajaron. Esa expansión estuvo sufragada en gran parte con deuda y un modelo de negocio por el que la empresa matriz vendía sus proyectos de construcción antes de terminarlos para financiar las siguientes edificaciones.

La deuda de Evergrande asciende a 300,000 millones de dólares. La compañía enfrenta dos vencimientos para los días 20 y 23 de septiembre, por 84,000 millones de dólares.

El ministerio de Vivienda y Desarrollo Urbano rural de China anunció desde la semana pasada que la constructora no contaba con recursos para responder a sus obligaciones. La alternativa es el rescate por parte del gobierno o su quiebra.

“Lo más probable es que el gobierno proteccionista de China evitaría la catástrofe y le rescatará. Pero fomentará así el riesgo moral, que significa que las empresas que actúan irresponsablemente aumentando su riesgo lo seguirán haciendo con la certeza de que siempre serán rescatadas”, explicó el economista en jefe de Rankia Latinoamérica, Humberto Calzada Díaz.

El Fannie Mae chino

¿Le suena familiar el problema? Es parecido a la crisis hipotecaria de Estados Unidos que se desarrolló del año 2006 al 2008, y que terminó por gestar la crisis financiera mundial del 2009.

Por ahora, se parece más al rescate que hizo el gobierno estadounidense del banco de inversión Bear Stearn en marzo de 2018, y del salvataje de la Asociación Nacional Hipotecaria de aquel país, identificada familiarmente como Fannie Mae y Freddie Mac siete meses después, en septiembre de 2008, explicó el profesor e investigador el Instituto Politécnico Nacional (IPN) y de la Universidad Autónoma de Chapingo, Marco Antonio Durán.

¿En qué parte vamos?

El pasado 17 de septiembre, el Banco Popular de China, inyectó al mercado financiero el equivalente a 14,000 millones de dólares.

El objetivo de la transferencia no representa ni la décima parte de los vencimientos programados para esta semana, explicó el experto de Rankia. La intención detrás de esta inyección es garantizar liquidez suficiente a un mercado asiático que podría verse impactado al completarse el rescate de Evergrande o su quiebra, asentó.

Lo más relevante de este episodio es que las autoridades y supervisores financieros de China logren desactivar las bombas diseminadas en todo el sector de la infraestructura.

Paga con propiedades a prestamistas

La promotora inmobiliaria china Evergrande, que tiene graves problemas de liquidez, ha empezado a pagar a los inversionistas en sus productos de gestión de patrimonio con bienes inmuebles, comunicó una unidad de su principal empresa, Hengda Real Estate Group Co Ltd.

Evergrande, que debe más de 300,000 millones de dólares, está inmersa en una crisis de liquidez que la ha puesto en una carrera para conseguir fondos con que pagar a sus numerosos prestamistas y proveedores.

La empresa dijo que los inversionistas interesados en canjear productos de gestión patrimonial por activos físicos deben ponerse en contacto con sus asesores de inversión o visitar las oficinas locales.

Según una propuesta, los inversionistas en productos de gestión de patrimonios pueden elegir entre apartamentos con descuento, oficinas, locales comerciales o estacionamientos para el reembolso.

Se estima que hay 40,000 millones de yuanes (6,000 millones de dólares) en productos de gestión de patrimonio de Evergrande, los que pueden estar en manos de inversionistas minoristas. (Reuters)

ymorales@eleconomista.com.mx