La probabilidad de que España y Portugal caigan en una moratoria es de 40%, según la lectura que hacen especialistas de Reuters sobre la tendencia que traen los Derivados de Incumplimiento Crediticio (CDS) a 10 años.

Es decir, las coberturas que han comprado los tenedores de bonos a 10 años de España y Portugal para protegerse contra la posibilidad de impago de 10 millones de dólares.

Al 30 de marzo, los CDS para bonos españoles a 10 años se cambiaron a 433.32 dólares anuales, que resultó el precio más alto que han registrado estos instrumentos de cobertura para el título en lo que va del año.

El economista jefe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), Pier Carlo Padoan, explicó la semana pasada que este repunte es resultado de las perspectivas económicas negativas en la zona euro.

Refleja las preocupaciones sobre el periodo de actividad negativa que traen algunas economías de la zona euro y, en particular, España, Portugal e Italia , respondió durante una rueda de prensa.

También al cierre del mes, la prima de riesgo española llegó a los 361.5 puntos básicos, dato que incorpora un repunte de 126.6 puntos básicos respecto de la que se había registrado al arranque del año.

La prima de riesgo es el diferencial entre la rentabilidad de los bonos alemanes a 10 años y su equivalente nacional.

Analistas de Citi en España e IG Markets explican que las propuestas de presupuesto que presentó el gobierno español el viernes pasado tendrían que contribuir a que la prima de riesgo de España regrese a los 300 puntos.

Según la propuesta, el gobierno tiene la meta de reducir el déficit hasta 5.3% del PIB, tal como es el tope impuesto por las autoridades comunes para el caso español, y 1,477 dólares para los títulos del gobierno luso.

Participantes del sector financiero internacional explicaron que los CDS son operaciones en las que, a cambio del pago de una prima, el vendedor de la protección entrega al comprador la contraprestación acordada en caso de que ocurra un evento crediticio previsto, como es la insolvencia o moratoria de un país. Es una especie de seguro contra el siniestro de la moratoria.

El precio de los CDS, aclararon, es determinado de acuerdo con el riesgo del acreditado. Ese precio puede cambiar en la medida en que los vendedores de protección analicen la probabilidad de que ocurra el evento crediticio establecido.

ymorales@eleconomista.com.mx