Estados Unidos podría perder su máxima calificación crediciticia ( AAA ) en la agencia calificadora Fitch si el gobierno no consigue enfrentar las obligaciones que le vencen el 15 de agosto próximo por 30,000 millones de dólares.

En un comunicado, la firma advirtió que podría rebajar la calificación de deuda de aquel país a suspensión de pagos restringida y anticipó que una vez superada la moratoria temporal, la calificación financiera del país podría subir, aunque no regresaría al máximo escalón de capacidad de pago donde se encuentra ahora.

Tal como lo hiciera Moody’s en mayo pasado, Fitch evidencia que la forma para evitar este retiro de calificación sería elevar el límite de endeudamiento del país.

De acuerdo con un análisis de David Riley, titulado Pensando lo impensable. ¿Qué pasaría si no se eleva el techo de endeudamiento de EU? , el experto dejó claro: El default del mayor emisor y prestatario en la principal divisa de reservas del mundo sería algo insólito y amenazaría la todavía frágil estabilidad financiera del mundo .

Esto especialmente en el contexto de la deuda soberana europea. Refiere que tras haber alcanzado el techo del endeudamiento desde el 16 de mayo pasado, por 14,295 billones de dólares, el secretario del Tesoro de EU, Timothy Geithner, anunció que su liquidez y margen de maniobra para gestionar compromisos financieros tiene como fecha límite el 2 de agosto.

El mes pasado, Estados Unidos llegó a su límite de endeudamiento, situado en 14.3 billones de dólares.

En el análisis explica que al colocar la deuda soberana en observación negativa supondría también la rebaja de calificación de las instituciones financieras y de otras entidades directamente relacionadas con el apoyo del gobierno federal, como son los gobiernos estatales.

CONFÍAN EN ACUERDO

No obstante el análisis, Riley confió que en última instancia se logrará alcanzar un acuerdo en el Congreso sobre el aumento del límite de endeudamiento, lo que le permitirá cumplir en tiempo y forma con sus obligaciones más próximas.

La única vez que Fitch tomó una acción de calificación debido a los riesgos al servicio de la deuda fue en 1995, resultado del enfrentamiento político entre el Presidente William Clinton y el Congreso.

[email protected]