Para el próximo año, con la liberación de los precios de la gasolina y el diesel en algunas regiones del país, el erario público obtendrá más recursos por el cobro de Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) a estos combustibles.

De acuerdo con información de la Ley de Ingresos de la Federación (LIF) del 2017, el gobierno federal tendrá una recaudación total de 284,432 millones de pesos, esto es 36% mayor a lo que se estimó en la LIF del 2016 y que representa 75,046 millones de pesos adicionales.

Adrián García, investigador de Ingresos del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP), comentó que para el 2017 la recaudación será mayor a lo estimado, pues en la LIF del 2016 se esperaba una recaudación total por 209,386 millones de pesos por IEPS a gasolina y diesel, pero para el cierre de octubre de este año, la recaudación ya sumaba 239,999 millones de pesos, es decir, más de lo estimado.

Con la liberación de los precios, el IEPS siempre se va a mantener fijo, pues anteriormente era un impuesto que variaba y se reducía cuando los precios de la gasolina eran altos y tenía un impacto negativo en la recaudación, pero como ahora será fijo, es probable que también en el 2017 obtengan más recursos de este gravamen , expuso.

Al respecto, Alejandra Palacios, comisionada presidente de la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece), refirió que, a la fecha, los impuestos son el segundo componente que más impacto tienen en el precio de la gasolina.

Los impuestos equivalen a 26% del precio total que está topado en 13.98 (Magna). Hacia el 2017, si el gobierno decide recaudar los 4.16 pesos de la cuota fija del IEPS, o una cantidad menor, así como cualquier otra definición relacionada con la política fiscal, dependerá de lo que determine la Secretaría de Hacienda .

Al respecto, el investigador del CIEP recordó que la Secretaría de Hacienda tendrá hasta el último día de diciembre para dar a conocer los precios máximos que se establecerán en aquellas regiones donde no se liberen 100%, además de la fórmula que establecerá para el cálculo.

El precio sólo se va a liberalizar en ocho estados del norte que son los que cuentan con la infraestructura más desarrollada y dependiendo de cómo vayan funcionando, se determinará cómo será en el resto del país .

Mencionó que es positivo que liberalicen los precios por fases, ya que ello permitirá ir evaluando el desarrollo de cada entidad de acuerdo con las condiciones de infraestructura que presente. Puede que en algunos estados les falte la infraestructura y suministro, pero es cierto que entre más se tarden en liberalizarlo, más fuerte será el golpe inicial, en el sentido de que los precios puedan ser muy altos .

Pagarán mismo impuesto ?por cada litro

Si bien los precios de la gasolina funcionarán con base en la oferta y demanda del mercado, el IEPS se mantendrá fijo, por lo que los usuarios pagarán el mismo impuesto cada vez que consuman un litro de gasolina o diesel, indicó el experto del CIEP.

Esto se dio a raíz de la reforma energética que busca migrar de un esquema de mercado monopolio a uno competitivo, en donde no sea el Estado el que fije los precios, sino el mercado a nivel internacional .

Es decir, si el precio del petróleo se mantiene alto, los precios de la gasolina subirán, y si reduce el precio del crudo, los precios de la gasolina también lo harán. En el país, ya no será Pemex la única gasolinera que ofrezca este servicio y con un precio uniforme, sino que serán varios proveedores que otorguen el suministro de gasolina a diferentes precios.

De acuerdo con información de la Cofece, en el 2016 y el 2017 los precios máximos de la gasolina se determinan con base en la siguiente fórmula: precios de referencia, más el margen y más los impuestos.

En este año, la estructura del precio de la gasolina Magna la que más se consume en el país se compuso de la siguiente manera: 43.7% del precio de referencia internacional, 26% del IEPS, 14.4% del margen que considera costos de transporte, y 17% de otros conceptos que incluye el IVA.

elizabeth.albarran@eleconomista.mx