El presidente Andrés Manuel López Obrador advirtió que, en el Paquete Económico del 2021 no se aumentará ni la deuda ni los impuestos, salvo por el ajuste a la inflación. Ello después de que se manejara que el grupo parlamentario de Morena en el Senado planteó gravar herencias, aumentar 317% el IEPS a los refrescos y abrir una discusión sobre progresividad fiscal.

El mandatario detalló que se están haciendo los ajustes para el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación, el cual será entregado el 8 de septiembre a los diputados, para posteriormente presentarse a la ciudadanía durante su conferencia matutina del día siguiente en Palacio Nacional; además, el mismo día se informará sobre el avance en el ejercicio del presupuesto de este año, en el cual afirmó que se ha ido trabajando conforme al programa.

“Se tienen que establecer parámetros de crecimiento, de precio de la mezcla mexicana del petróleo, ingresos, cuánto se contempla recaudar por IVA, por Impuesto sobre la Renta. Les puedo adelantar algunas cosas, que no va a aumentar la deuda; les voy a adelantar algo: no van a aumentar los impuestos”, enfatizó.

En específico sobre el tema de los impuestos, consideró que éstos no deben de aumentar en términos reales, “se va a aumentar lo que es inflación, pero no en términos reales”, insistió.

Respecto a la iniciativa propuesta por la bancada de Morena en el Senado para incrementar el IEPS al refresco y otros alimentos ultra procesados, el presidente dijo no estar de acuerdo, pues argumentó que no confía en la estrategia de aumentar impuestos, para evitar que la gente los consuma.

“En el caso de los refrescos, productos industrializados, cigarro, alcohol, siempre se ha establecido como norma el aumentar los impuestos para que el gobierno tenga de esa forma dinero y pueda llevar a cabo campañas contra el alcoholismo, contra el tabaquismo, contra  los productos chatarra. Yo no estoy de acuerdo con eso, porque no se puede traficar con la salud, no es así de ‘a ver dame y ya puedes vender tus productos’”, enfatizó.

Asimismo, el mandatario señaló que la tarea del gobierno es hacer campañas para orientar a la población a no consumir productos con exceso de azúcar, sal y químicos.

En ese sentido, consideró que el nuevo etiquetado de los productos industrializados es más importante que gravarlos, pero aclaró que  los legisladores pueden analizar propuestas.

maritza.perez@eleconomista.mx