El reto para el Banco de México ahora mismo es el aumento significativo de la inflación. Si algo hemos aprendido del pasado es que no debemos dejar de administrar la medicina que es necesaria para enfrentarla, porque de otro modo se nos puede complicar la salud del paciente, explicó el gobernador del Banco de México, Alejandro Díaz de León.

“Dejar de administrar hoy la medicina que es necesaria para enfrentar el reto presente,  pensando que puede ser conveniente guardarla para administrarla más adelante, sí nos puede generar complicaciones”, advirtió.

Al participar en la conferencia magistral de la XLIX Convención Nacional del Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF), 2021, sostuvo que el origen del aumento en la inflación es externo.

En la Junta de Gobierno sabemos que no vamos a deshacer la inflación externa con instrumentos de política interna. Pero lo que si podemos hacer es evitar que se genere una contaminación en la formación de precios y los llamados efectos de segunda ronda.

“Al reforzar la política monetaria ayudamos a administrar el choque para que la economía y los mercados lo asimilen con el mayor orden posible. Y es lo que ha hecho Banco de México hasta ahora”, argumentó.

El banquero central aclaró que los efectos de segunda ronda se presentan cuando los precios que no tienen afectados los costos de sus insumos se revisan al alza simplemente por el ambiente alcista.

En la que fue su última participación como gobernador en la convención del IMEF,pues está a 43 días de terminar su responsabilidad en el banco, reconoció que “la corrección de la política fiscal y monetaria de las economías avanzadas va a generar dolor”. Y es por eso precisamente que están administrándola con gradualidad.

“Si más adelante será más complejo o retador, porque el Fed ya subió la tasa y Banxico no, será un problema que se debe evaluar en su tiempo. No resolver hoy, porque puede empeorar el contexto mañana implica correr riesgos, que ya hemos visto en el pasado”.

Criptoactivos

Pago eficiente

Los bancos centrales deben dar celeridad a la tarea de extender la función del dinero a sus versiones digitales para ofrecer servicios de pago más eficientes.

Infraestructura

Cuentan con las funciones básicas para proveer el acceso a las monedas en un sistema saludable, como infraestructura que permite la compensación y liquidación de pagos.

No sustituyen al efectivo

Las soluciones digitales que aspiren a ser un medio de pago, deben asumir que no sustituirán al efectivo y no serán una moneda alternativa.

Mayor rendimiento

Lo que está detrás de los experimentos con criptoactivos o criptosoluciones es el apetito por tener rendimientos.

ymorales@eleconomista.com.mx