HONG KONG/SHANGAI.- Las importaciones de materias primas industriales de China se desaceleraron en mayo, a pesar de un salto de cerca de 50% en las cifras de exportación del país, que los mercados globales tomaron como una señal alentadora del estado de la economía mundial.

Las exportaciones totales de China crecieron 48.5% en mayo respecto al año anterior, mientras que las importaciones subieron 48.3%, dijo el jueves la oficina de aduanas del gigante asiático.

Las cifras de mayo dan un superávit comercial a China de 19,500 millones dólares, frente a apenas 1,700 millones de dólares en abril.

Las importaciones de crudo, combustible refinado, cobre, mineral de hierro y caucho, se desplomaron todas respecto a abril, mostrando poca evidencia de que la fuerte exportación china fue alimentada por la demanda de materias primas.

Las exportaciones de crudo en mayo cayeron 16%, los envíos de cobre bajaron 9% y los de caucho mermaron 36% comparado con el mes anterior. Las importaciones de aluminio se mantuvieron estables en el mes, pero 72% por debajo de mayo del año pasado.

Sin embargo, las exportaciones de materias primas chinas se beneficiaron del alza de los embarques totales, con las de acero aumentando más de 25% a cerca de 5 millones de toneladas.

Dentro de China, muchos comerciantes de materias primas están nerviosos por una caída de la demanda a causa de una desaceleración del mercado inmobiliario y el enfriamiento del crecimiento en las ventas de autos, así como de un exceso de la oferta de materiales importados tras la crisis financiera.

El poder de compra de China se ha visto impulsado durante el 2009 ante la relativa debilidad de la mayoría de las otras economías.

"Las empresas chinas de cobre redujeron sus compras de cobre en mayo después de que los precios internacionales del cobre bajaron, a pesar de tasas de operaciones de fundiciones de cobre en niveles altos", dijo Fang Junfeng, analista de Shanghai Cifco.

"Las importaciones de cobre en junio se espera que se mantengan en el mismo nivel de mayo. Pero las importaciones podrían caer 10% en julio, cuando acaba la temporada de mayor demanda", añadió.

En tanto, el enorme sector del acero de China, que produjo cerca de la mitad de la producción siderúrgica mundial el año pasado, está enfrentando ahora crecientes costos y recortes de fabricación para el tercer trimestre del año.