Si la crisis europea se prolonga hasta el año 2011, la economía mexicana podría perder la oportunidad de crecer entre medio punto y 1 punto porcentual, según estimaciones de Gabriel Casillas, economista para México en

JP Morgan.

Lo que llevará la recuperación del PIB mexicano a 4 o 4.5%, sin que ello modifique el pronóstico original de la correduría.

Y es que de acuerdo con él y con Sergio Martin, economista senior de HSBC, a diferencia de la crisis global del 2008, los canales de transmisión hacia México son menos directos, pues son vía comercio e Inversión Extranjera Directa, ambos de baja representatividad para la producción del país.

No obstante, el canal de transmisión que sí le preocupa al experto de JP Morgan es el financiero, pues los dos bancos españoles que tienen presencia en México, otorgan 40% del crédito al consumo en el país. Se trata de BBVA Bancomer y Santander.

Todo el financiamiento bancario representa 12% del PIB, así que si hubiera una contracción del crédito, no tendría un impacto muy severo, observa.

El comercio con Europa representa 5.2%, mientras con Estados Unidos es casi de 91 por ciento. De este intercambio, los 27 países de la Unión Europea, reciben 4.7% del total, y España es receptor de 1.3% de las exportaciones mexicanas.

Por el lado de la Inversión Extranjera Directa (IED), 20% del flujo europeo es enviado por España a México y se distribuye la mitad en servicios financieros, y el resto entre turismo y construcción.

Casillas descarta que aun con la crisis que está sufriendo España, los empresarios vayan a dejar perder las licitaciones que ya ganaron en el país para construir infraestructura. Así que aquí el riesgo estaría acotado.

Según el experto de HSBC, todavía habría que esperar volatilidad en los mercados accionario y cambiario pero conforme la crisis vaya asentándose, la aversión al riesgo irá disminuyendo.

[email protected]