Las exportaciones del gigante asiático crecieron a una tasa anual de 48.5% en mayo a 131,760 millones de dólares, en línea con lo esperado, por lo que los temores debido a una desaceleración en el crecimiento de la economía mundial se disiparon. Por su parte, las importaciones avanzaron 48.3% a 112,230 millones de dólares.

De esta manera, el déficit de China se disparó a 19,500 millones de dólares frente a los 1,700 millones de abril.

En el rubro de las importaciones, las compras al exterior de materias primas sufrieron una gran contracción mensual.

Las compras de China de cobre estuvieron por debajo de lo esperado, pese a la baja que han sufrido los precios del metal.

No obstante, esto se debió a una medida del gobierno para evitar un sobrecalentamiento de la economía, pero se espera que en largo plazo la demanda por cobre se recupere.

Las cifras de comercio exterior de China volvieron a impulsar a los mercados mundiales, que se han visto presionados por los temores de que los graves problemas de deuda en la zona euro afecten a la economía global.

En este contexto, algunos especialistas coinciden en que en los próximos meses las exportaciones del país asiático podrían verse afectadas ante la crisis en Europa.

Por otro lado, la cifra de las exportaciones volvió a reencender las presiones de EU para que China revalúe el yuan, que se mantiene congelado y favorece sus exportaciones.