El nuevo Director Gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI) deberá abocarse a atender todos los casos urgentes de crisis presentes sin distinción alguna, consideró Agustín Carstens, gobernador del Banco de México, quien fue propuesto ya oficialmente, mediante una carta nominación enviada por la Secretaría de Hacienda, como candidato para sustituir a Dominique Strauss-Kahn.

Durante una rueda de prensa en el marco de la inauguración del módulo de Cetes Directo en el Museo Interactivo de Economía, Carstens dijo que no debe ser más importante la nacionalidad, sino el plan estratégico que se presente.

Lo anterior porque en estos momentos hay que trabajar en equipo, tener capacidad de respuesta y lograr los consensos para mantener la cohesión de la institución para darle legitimidad.

TENGO LOS MÉRITOS

Luego de agradecer al presidente Felipe Calderón y al secretario de Hacienda, Ernesto Cordero, la confianza para impulsar su candidatura, confesó sentirse honrado al ser considerado para aspirar a la más alta posición en el FMI.

Además afirmó que no sólo reúne los méritos por su desempeño como titular de Hacienda y Gobernador de Banxico, sino porque tiene como ventaja que conoce al FMI desde todos los ángulos posibles.

COMENZARÁ EL CABILDEO

El secretario de Hacienda, Ernesto Cordero, reiteró que Carstens es el mejor candidato e informó que empezarán a platicar con colegas para lograr el apoyo, ya que los funcionarios mexicanos en estos momentos gozan de alto prestigio y reputación en el entorno económico y financiero internacional con José Ángel Gurría al frente de la OCDE y el G-20 que presidirá el próximo año.

Al insistir sobre cuáles países estarían apoyando a México, Carstens explicó que para algunos sería difícil expresar su preferencia, sin que se conozca a todos los candidatos. Reiteró que será un proceso serio, transparente y con base en méritos.

DECLARACIÓN A LOS GOBERNADORES Y DIRECTOR EJECUTIVO

En ocho cuartillas esto es lo que Carstens envió:

Destaca su experiencia profesional y habilidades de gestión.

Menciona los retos y las políticas que enfrentan los miembros del FMI.

Da su visión estratégica para promover los objetivos del Fondo.

Considera que se necesita un marco global legítimo para que la comunidad internacional pueda apoyar a los países de manera individual en sus propias actividades de reforma y, por lo tanto, las reformas de gobernanza que han comenzado deben ser solidificadas y terminadas.

El Fondo tendrá que cumplir con la mejora del sistema monetario internacional, cuyas deficiencias fueron puestas de manifiesto durante la reciente crisis.

[email protected]