EL BANCO Central de Brasil anunció, tras su primera reunión de política monetaria en lo que va del año, un recorte de medio punto porcentual del tipo de interés, que se situó en 10.50 por ciento.

Ésta es la cuarta rebaja llevada a cabo por el emisor desde la llegada de Dilma Rousseff a la Presidencia brasileña.

El Consejo de Política Monetaria del Banco Central determinó esa medida, que era esperada por los mercados, por unanimidad, según el comunicado de la entidad.

El organismo considera que un ajuste moderado en el nivel de la tasa básica se adecua al escenario de convergencia de las metas de inflación anuales.

La inflación se situó en 6.5% en el 2011, el techo máximo previsto por el gobierno, que pronosticó una aceleración de los precios de 4.5% con un margen de tolerancia de dos puntos.

La tasa básica (Selic), el indicador de referencia de los tipos de interés en Brasil, ha sufrido tres rebajas de idéntico porcentaje en el último año.

Tras darse a conocer la noticia, la Federación de Industrias del Estado de Sao Paulo (FIESP), que es el principal patronal industrial de Brasil, consideró la medida demasiado tímida para el inestable panorama internacional que debe enfrentar la nación sudamericana.

Hay espacio para reducir la Selic sin comprometer las metas de inflación , declaró el presidente de la FIESP, Paulo Skaf, quien calificó el contexto económico actual de grave .

En una nota, la FIESP indicó que ante la crisis financiera europea y sus consecuencias globales, hay espacio para una caída todavía más acentuada de los tipos en Brasil, llevando las tasas a parámetros más próximos que los practicados en el resto del mundo .

Contenido de la Red Iberoamericana de Prensa Económica