Los precios aumentaron en todas las regiones estadounidenses, en parte debido a los aranceles aduaneros, mientras que los salarios progresan ante la escasez de mano de obra, afirmó este miércoles la Reserva Federal (Fed) en su Libro Beige.

Un informe sobre las condiciones económicas en Estados Unidos indica que en septiembre y octubre el crecimiento de la actividad mantiene una  expansión “moderada”.

Sin embargo, destaca que las empresas registran un aumento en los precios, que reflejan principalmente el avance de los costos de materiales, como los metales, “atribuidos a los aranceles aduaneros”.

En otras palabras, las políticas comerciales impulsadas por el presidente Donald Trump, que han dado lugar a represalias de parte de los socios comerciales, foguean a la inflación.

La autoridad monetaria estadounidense mira de cerca las presiones sobre los precios para determinar el ritmo de sus incrementos en la tasa de interés de referencia, con el fin de aplicar las medidas necesarias para que la economía continúe creciendo sin que se acelere la inflación.

La Fed elevó las tasas tres veces en el año y se espera que vuelva a subir otro cuarto de punto en diciembre.

“Los fabricantes informaron que los precios de los productos terminados aumentaron por necesidad a medida que incrementaron los costos de las materias primas como los metales, lo que atribuyeron a las tarifas”, indica el informe de la Fed.

Algunas compañías refirieron que no pueden trasladar los aumentos de costos a los clientes, y en Filadelfia se informaron “dificultades para cumplir con los precios de los competidores extranjeros que no están expuestos a las tarifas de los insumos primarios de sus productos”.

Trump ha impuesto aranceles elevados a acero, aluminio y alrededor de 250,000 millones de dólares en productos importados de China, que ha contraatacado con sus propios aranceles a los productos estadounidenses.

La inflación ha trepado cerca de 2% este año, en línea con el objetivo de la Fed, pero analistas temen que el ritmo se acelere ante una mayor demanda, aranceles y la mano de obra escasa.

La Fed informó que los salarios sólo aumentaron modestamente en la mayor parte del país, pero los aumentos fueron generalizados.

El informe incluye casos de compañías que no podían expandir o aumentar la producción debido a la falta de trabajadores en todos los niveles.