Desde el pasado 21 de marzo, prácticamente todo el país se ubicó en el semáforo epidémico verde, con lo que el retorno a las actividades, entre ellas la asistencia a las oficinas, se aceleró.

Así, para especialistas de Propiedades.com volver a las oficinas puede implicar hábitos de gastos en consumo que, durante el confinamiento, representaron una oportunidad de ahorro.

¿Pero en qué gastan los hogares?

Para comenzar a ahorrar primero hay que identificar las fuentes principales de egresos. De acuerdo con datos del Inegi al 2020, el gasto promedio de los hogares fue de 29,910 pesos, destinados principalmente para comida. 

Pero de los 11,380 pesos promedio que se asignaron a alimentos y bebidas, poco más de 1,500 pesos se consumieron fuera de casa.

Otro de los rubros que mayor impacto tuvo en el gasto de los hogares es el de transporte, que abarcó el 18.5 por ciento de los egresos en las casas mexicanas.

Si bien, vivienda y los servicios representan una porción de 11% del gasto promedio, esta cifra rebasa los 3,200 pesos.

Identificar necesidades y gastos hormiga

Leonardo González, analista real estate de Propiedades.com, señaló que los gastos hormiga hechos en las jornadas laborales, no son necesarios, pero constantes, por lo que representan una fuente de egresos impulsivos y de poco valor.

“Aunque no son gastos predecibles y no están programados, impactan significativamente en el presupuesto”, enfatizó el analista de Propiedades.com.

Por ello, ante el regreso a las oficinas tras dos años de confinamiento, el especialista sugiere medidas como enlistar los gastos más recurrentes, calcular el monto total que representan y empezar a asignar un presupuesto fijo para variables como la comida y el transporte fuera de casa.

Una vez con el gasto calculado será posible medir el monto de ahorro que se puede alcanzar.

Retorno necesario

Tan solo en la Ciudad de México, al cierre de 2021, se alcanzó un inventario total de 10 millones 394,853 metros cuadrados de espacios corporativos, distribuidos principalmente en corredores como Insurgentes, Santa Fe, Reforma y Polanco.

Pese al confinamiento por la pandemia de Covid-19, especialistas inmobiliarios prevén que las nuevas modalidades de trabajo impliquen la reocupación de las oficinas.

“Cada vez hay más estudios que confirman la necesidad de contar con espacios de trabajo corporativo, si bien de una naturaleza más flexible. Cuando las organizaciones concluyan su revisión sobre la forma en que estructuran sus equipos de trabajo, se encontrará un nuevo equilibrio para el mercado de oficinas”, anticipó Cushman&Wakefield en un informe presentado a inicios de año.