El ciclista británico Bradley Wiggins se transformó en el nuevo líder del Tour de Francia gracias a un impresionante esfuerzo realizado por su equipo en la primera etapa de montaña de la competencia.

Los compañeros de Wiggins en Team Sky lideraron todo el recorrido hasta el ascenso final de 5.8 kilómetros, dejando que el británico se escapara.

Cerca de la meta, f ueron cinco los pedalistas que se disputaron la victoria en la etapa de 199 kilómetros, que finalmente se adjudicó el también británico Chris Froome, compañero de equipo de Wiggins.

El primer ascenso importante en esta edición del Tour no fue el más duro de la prueba pero evidenció cuáles son los hombres a batir en esta edición.

Cadel Evans, defensor del título, atacó a 400 metros de la línea de meta, pero tuvo que conformarse con el segundo puesto, a dos segundos de Froome.

El australiano, sin embargo, confirmó que se encuentra en un excelente nivel.

Wiggins terminó tercero con el mismo tiempo que el actual campeón, una señal de que la batalla entre los dos favoritos para ganar el Tour estará tan reñida como se esperaba.

El italiano Vincenzo Nibali también dejó claras sus ambiciones tras finalizar en la cuarta posición, a siete segundos de Froome.

Wiggins lidera la clasificación general con una distancia de 10 segundos respecto de Evans, mientras que Nibali ocupa la tercer plaza, a 16 segundos del líder.

El domingo se disputará la octava etapa, que consta de 157 kilómetros y terminará en la localidad suiza de Porrentruy.