El francés Pierre Rolland (Europcar) ganó la Etapa 11 del Tour de Francia, entre Albertville y La Toussuire-Les Sybelles, en una jornada en la que el británico Bradley Wiggins (Sky) conservó el maillot amarillo de líder.

Rolland, que sucede a su compañero y compatriota Thomas Voeckler, ganador el miércoles, entró en solitario en una Etapa con cuatro puertos de montaña y 148 kilómetros, considerada la reina de los Alpes.

El ciclista del Europcar, que ganó el año pasado en Alpe d’Huez, sobrevivió en una larga escapada lanzada en el primer puerto y llegó con cerca de 1 minuto de diferencia sobre un grupo encabezado por el ciclista más joven del Tour, el francés Thibaut Pinot (FDJ), vencedor el domingo en Porrentruy (Suiza).

Rolland, de 25 años, se presentó al inicio de la ascensión en La Toussuire en compañía del croata Robert Kiserlovski, el bielorruso Vasik Kiryienka y el danés Chris Anker Sorensen, con una ventaja de 3.5 minutos sobre el pelotón.

En el ascenso de 18 kilómetros y un desnivel de 6.1 kilómetros, Rolland que se había caído durante el descenso del Mollard, atacó en dos ocasiones hasta quedarse sólo a falta de 10 kilómetros.

A 58 segundos del vencedor llegó el grupo de favoritos con Pinot, Wiggins y el italiano Vincenzo Nibali (Liquigas), entre otros.

El australiano Cadel Evans (BMC), vencedor de la pasada edición del Tour, entró a casi un minuto y medio de Wiggins, después de haberse atrevido a atacar a 11 kilómetros de la cima de la Croix de Fer, en las laderas de Glandon, pero su iniciativa fue abortada y el esfuerzo terminó por pasarle factura, y cae del segundo al cuarto lugar de la general a 3 minutos y 19 segundos del líder. Wiggins no sufrió debido al trabajo de sus compañeros de equipo; ya que primero contó con el apoyo de Christian Knees, siguió Michael Rogers, Richie Porte, y un espectacular Chris Froome.