Londres. El Wigan sorprendió en la jornada 34 de la Premier League al Arsenal con una victoria 2-1, en un nuevo tropiezo de los Gunners contra un equipo de la segunda parte de la tabla que les complica sus aspiraciones europeas.

El Wigan encadenó dos goles al principio del partido, el primero de Di Santo en el 7 al que siguió otro tanto del español Jordi Gómez un minuto después (8). El belga Thomas Vermaelen logró recortar el marcador para el Arsenal en el minuto 21 pero no fue suficiente.

Igual que en su derrota contra el Queens Par Rangers del 31 de marzo, el Arsenal, que marcha tercero, perdió de nuevo una oportunidad de consolidar su posición de cara a la próxima Liga de Campeones.

Su tercer lugar está ahora en peligro, acechado por el Tottenham y el Newcastle, que están a cinco puntos pero con un partido menos.

"No fuimos buenos en defensa en el primer y el segundo gol y tampoco supimos crear ocasiones para poner el empate 2-2. En la segunda parte bajamos mucho el nivel y perdimos nuestra cohesión", admitió el técnico francés del Arsenal, Arsene Wenger, tras la derrota.