Por segundo año consecutivo, las finales de la NBA oponen a Golden State y Cleveland, pero Stephen Curry y sus compañeros de los Warriors enfrentarán ahora a unos Cavs más sanos que en junio del 2015 y a su líder, LeBron James, con más hambre de campeonato.

Los playoffs de esta temporada respetaron la lógica: los dos mejores equipos de las conferencias Este y Oeste al final de la temporada regular competirán en una serie al mejor de siete partidos por el título.

Pero al contrario de lo que muchos habían previsto, Golden State, defensor del título y que tuvo la mejor temporada regular en la historia con 73 victorias en 82 partidos, tuvo que venir de atrás en su duelo con Oklahoma City Thunder (OKC) para avanzar a la final, mientras Cleveland dominó fácilmente a los oponentes de su zona: Detroit (4-0), Atlanta (4-0) y Toronto (4-2).

Los Cavaliers, que en el 2015 perdieron la final (4-2) ante Warriors, esperan que LeBron les conduzca a su primer campeonato en su tercera aparición en una final, luego de caer en las del 2007 y el 2015.

Nuestra ciudad se merece este título, nuestros seguidores también, pero eso no nos asegura nada. Tendremos que luchar y tener éxito en grandes partidos , dijo James.

La estrella de Cleveland, que a sus 31 años jugará la sexta final en fila, primer jugador en hacerlo en los últimos 50 años en la historia de la NBA, considera que el 2016 puede ser el año de los Cavs.

Esta última será necesariamente diferente de la del 2015. Este año el equipo llega en gran forma y me siento muy bien , advirtió James, quien, sin embargo, terminó la final en el 2015 con estadísticas deslumbrantes (35.8 puntos; 13.3 rebotes, y 8.8 asistencias por partido), pero con las manos vacías por segundo año consecutivo.

El año pasado Kevin (Love) estuvo lesionado y Kyrie (Irving), también. Realmente no disfruté de la final del año pasado , recordó el dos veces campeón de la NBA y cuádruple MVP, que llega a esta cita con promedios de 24.6 puntos anotados y 8.6 rebotes por partido.

Por su parte, Golden State se encuentra de nuevo favorito en los pronósticos. Afectado por lesiones de tobillo y de rodilla en el inicio de los playoffs, el astro Stephen Curry se hizo presente a la hora buena para sacar adelante a los Warriors con sus jugadas y puntería de tres puntos en la serie contra OKC.

En los últimos dos juegos fue de nuevo el Steph que conocemos , confirmó el coach, Steve Kerr.

La clasificación para la final fue complicada. Apreciamos, aun más, tener esta oportunidad por segundo año consecutivo. Necesitamos mucho más que cuatro victorias para retener nuestro título , recordó Curry, que ha encestado para 26.7 puntos por partido en estos playoffs.