El entrenador de Francia, Didier Deschamps, elogió a sus futbolistas tras la clasificación a la final del Mundial y dijo que ahora tendrá la oportunidad de sacarse de la cabeza la derrota sufrida en la definición de la Eurocopa 2016.

Francia superó 1-0 a Bélgica con gol de Umtiti para meterse en la final del Mundial, en la que buscará un segundo título tras el obtenido en 1998 con un equipo en el que Deschamps era capitán. El domingo, el equipo galo enfrentará en Moscú al ganador del partido del miércoles entre Inglaterra y Croacia.

“Fue excepcional. Estoy muy feliz por mis jugadores, mostramos carácter y mentalidad”, dijo Deschamps.

“Hace dos años, recuerdo lo que sucedió”, agregó en referencia a la derrota 1-0 de su equipo ante Portugal en París en la final de la Euro.

“Iremos a esta final para ganarla ya que todavía no hemos superado lo de la final (del 2016)”.

Deschamps puede tener recuerdos amargos de la final de la Euro en la que Francia cayó frente a su público, pero está a punto de unirse al club de elite de entrenadores que también han ganado la Copa del mundo como jugadores.

El brasileño Mario Zagallo ganó los mundiales de 1958 y 1962 como jugador y luego entrenó a Brasil cuando conquistó el título en 1970. Franz Beckenbauer fue capitán de Alemania Occidental en 1974 y llevó a la Selección a ganar el trofeo en 1990 como DT.

“El presidente (Macron) nos dijo que volverá el domingo”

Kylian Mbappé, la gran figura de la Selección francesa que el martes clasificó a la final del Mundial, contó que el presidente Emmanuel Macron dijo al plantel que volverá a Rusia el fin de semana para verlos celebrar el título.

“En el vestuario, (el entrenador) Didier Deschamps estaba feliz. Todos estábamos felices, todos abrazados. El presidente Macron vino a vernos. Todos están con nosotros, todos estamos en esto juntos”, declaró.

Consultado sobre lo que dijo Macron, quien estuvo observando el partido desde las gradas, respondió: “Dijo que regresaría para la final, para vernos con la Copa”.

Mbappé afirmó que ni en sus mejores sueños imaginó jugar la final de un Mundial.

“Es increíble. Es el mayor de mis sueños, el sueño del futuro, todo”, dijo Mbappé, de 19 años, quien atormentó a la defensa belga con sus ataques.

“No tengo palabras. Ni siquiera en mis sueños más locos hubiera imaginado esto, y soy un gran soñador (...) Todavía nos falta dar un paso más, estamos orgullosos de lo que hemos hecho”, agregó.