La UEFA se anticipó y frenó la creación de la Superliga con una severa advertencia. El máximo organismo rector del futbol en Europa dio a conocer en un comunicado que todos aquellos equipos que decidan participar en este nuevo proyecto serán sancionados con un veto para sus jugadores, quienes quedarán excluidos de participar en cualquier competencia internacional oficial.

Sin embargo, unas horas después de este anuncio, un grupo de 12 equipos de la élite europea dio a conocer que, oficialmente, la Superliga ha nacido.

Los clubes fundadores son Real Madrid, Atlético de Madrid, Barcelona (España), Chelsea, Manchester United, Manchester City, Liverpool, Arsenal, Tottenham Hotspur (Inglaterra), Juventus, Milán e Inter (Italia).

El presidente de la superliga es Florentino Pérez, también presidente del Real Madrid, y como vicepresidentes lucen Andrea Agnelli, presidente de Juventus, y Joel Glazer, presidente del Manchester United, lo que muestra el respaldo financiero y seriedad del torneo.

Este anuncio oficial pone va en contra de la advertencia que lanzó UEFA sobre suspender a jugadores como Cristiano Ronaldo o Lionel Messi de otros torneos oficiales nacionales e internacionales, como la Copa del Mundo.

Además, ese comunicado recalca que los clubes que se adhieran a la Superliga no podrán participar ni siquiera en sus ligas nacionales, por lo que equipos como Real Madrid, Manchester United o Juventus no podrían competir ni en LaLiga, la Premier League ni en la Serie A.

“Como ya anunciaron la FIFA y las seis confederaciones (UEFA/Europa; Conmebol/Sudamérica; Concacaf/Norte, Centroamérica y Caribe; CAF/África; AFC/Asia y OFC/Oceanía), los clubes en cuestión no podrán jugar en ninguna otra competición a nivel nacional, europea o mundial, y sus jugadores podrían verse privados de la oportunidad de representar a sus selecciones nacionales”.

El documento fue publicado el domingo 18 de abril, un día antes de que la UEFA anuncie el nuevo formato de la Champions League en el que, se prevé, participarán 36 equipos en lugar de los 32 actuales.

Justo unas horas después fue cuando los 12 clubes hicieron oficial la Superliga mediante diversos comunicados en cada uno de sus sitios web y redes sociales, argumentando que con el nuevo torneo "Vamos a ayudar al fútbol a todos los niveles a ocupar el lugar que le corresponde en el mundo. El fútbol es el único deporte global en el mundo con más de 4.000 millones de seguidores y nuestra responsabilidad como grandes clubes es responder a los deseos de los aficionados", dijo Florentino Pérez.

La estabilidad financiera es una de las razones de ser de este nuevo torneo, según argumentan los propios clubes: "Este nuevo torneo anual proporcionará un crecimiento económico significativamente mayor, lo que permitirá apoyar al fútbol europeo a través de un compromiso a largo plazo, de que las aportaciones a la solidaridad, crezcan en línea con los ingresos de la nueva liga europea. Los pagos de solidaridad serán mayores que los actualmente generados por el sistema europeo de competición y se prevé que superen los 10 000 millones de euros a lo largo del periodo de compromiso de los Clubes.

"Por otra parte, la nueva competición se construirá con criterios financieros de sostenibilidad, ya que todos los Clubes Fundadores se comprometen a adoptar un marco de gasto. A cambio de su compromiso, los Clubes Fundadores recibirán, en conjunto, un pago de una sola vez de 3.500 millones de euros dedicado únicamente a acometer planes de inversión en infraestructuras y compensar el impacto de la pandemia del covid-19".

El formato de la Superliga consistirá en 20 equipos por temporada, 15 clasificados de manera asidua y cinco más de acuerdo a sus resultados en el torneo local un año antes, al igual que se clasifican los equipos a la Champions y a la Europa League en la actualidad.

El comunicado de negativa de la UEFA fue respaldado por las ligas y federaciones en las que compiten estos equipos:

“Deseamos reiterar que nosotros, UEFA, FA (Federación Inglesa), RFEF (España), FIGC (Italia), la Premier League (Inglaterra), LaLiga (España), Lega Serie A (Italia), pero también FIFA y todas nuestras federaciones miembro (55), seguiremos unidos en nuestros esfuerzos para detener este cínico proyecto, que se fundamenta en el interés propio de unos pocos clubes en un momento en el que la sociedad necesita más que nunca la solidaridad”.

Por su parte, Javier Tebas, presidente de LaLiga, emitió su postura a favor de la UEFA: “Al fin van a salir del 'bar de las cinco de la mañana', de la 'clandestinidad', los gurús de la superliga de 'powerpoint', embriagados de egoísmo e insolidaridad. La UEFA, European Leagues y LaLiga llevamos tiempo trabajando en este momento y tendrán su debida respuesta”.

De acuerdo con un reporte de ESPN, la Superliga europea, planeada para comenzar en la temporada 2023-24, contará con un respaldo financiero de 6,000 millones de dólares procedentes del banco JP Morgan Chase, situado en Nueva York, Estados Unidos.

La UEFA también comunicó que, hasta el momento, los clubes alemanes y franceses se han solidarizado con ellos al declinar su participación en la Superliga. Esto incluye a equipos poderosos económica y deportivamente como Bayern Múnich y PSG.

La FIFA también emitió su postura en contra de la Superliga a través de un comunicado: "En nuestra opinión, y de acuerdo con nuestros estatutos, cualquier competición de fútbol, ya sea nacional, regional o mundial, siempre debe reflejar los principios básicos de solidaridad, inclusión, integridad y redistribución financiera equitativa.

"Además, los órganos rectores del fútbol deberían emplear todos los medios legales, deportivos y diplomáticos para garantizar que esto siga siendo así. En este contexto, la FIFA solo puede expresar su desaprobación a una 'liga separatista europea cerrada' fuera de las estructuras futbolísticas internacionales y sin respetar los principios antes mencionados".

deportes@eleconomista.mx