Monterrey. Alberto Josimar Acosta fue uno de los siete refuerzos que la directiva de Tigres presentó de cara al Apertura 2016. Las intenciones del club eran asegurar su lugar en la segunda ronda de la Concachampions y, por supuesto, pelear por el campeonato de Liga.

El defensa que se formó en la academia de los felinos y debutó en agosto de 2010 fue la última opción de cambio para Ricardo Ferretti en la final ante América, aún cuando en todo el torneo regular apenas si jugó el 26% de los minutos totales.

Se tiene un gran equipo y los que estamos ahí, peleando siempre por un lugar, tenemos que hacerlo de la mejor manera y estar preparados para estos grandes partidos , comentó Alberto, quien ingresó instantes antes de que concluyeran los 90 minutos reglamentarios del juego de vuelta, justo el momento más intenso del partido, cuando Tigres ya había sufrido la expulsión de Jorge Torres Nilo y tenía que parar el incisivo ataque americanista.

Lo vasto del plantel de Tigres, 31 jugadores registrados de los cuales el entrenador utilizó 27 en todo el torneo regular y Liguilla, conforman la poderosa plantilla del equipo campeón. Incluso, el equipo de la Universidad Autónoma de Nuevo León tiene cedidos a 22 futbolistas más, que participan en equipos de Liga de Ascenso, clubes colombianos y hasta salvadoreños.

¿Quién se puede dar ese lujo en la Liga MX? Nadie. Alberto Acosta, que pasó cinco torneos fuera de Tigres, a préstamo en Puebla y Pachuca, regresó apenas este torneo, jugó 407 minutos, pero contó con la confianza de Tuca Ferretti para participar en el final y festejar en la cancha el quinto título de su equipo.

Costó muchísimo, pero para eso trabajamos, para eso estamos aquí, para competir en este gran equipo y quedar campeón , añadió Alberto ya cuando pendía de su cuello la medalla de campeón.

A pesar de la inversiones millonarias del equipo regiomontano, 40.4 millones de dólares tan sólo en los últimos cuatro torneos cortos, dos terceras partes de los jugadores llegaron a la institución antes del 2015; es decir, 18 de los 27 jugadores de la plantilla tienen más de cuatro torneos bajo la filosofía y disciplina táctica de Ricardo Ferretti.

Los procesos largos tiene su mejor ejemplo en Tigres, quien tiene al técnico con más tiempo en el banquillo del futbol mexicano, Tuca Ferretti suma seis años y medio al frente del equipo y con una reciente renovación que expira hasta 2018.

Alberto Acosta reconoce que no ha sido sencillo esperar su momento, que los partidos en la banca se hacen eternos y aunque está en un equipo competitivo, en su momento prefirió salir en busca de más participación.

Son unos guerreros, gente entregada a su trabajo, pero sobre todo al equipo. Tú no te imaginas cómo es el equipo, en el sentido de cómo se llevan ellos, cómo se exigen y cómo buscan siempre el título , mencionó Alejandro Rodríguez, presidente del club.

No es que haya un secreto. Las múltiples opciones de jugadores se convierten en la mejor arma de los felinos, quienes el domingo coronaron la misión de convertirse en el equipo de Monterrey con más campeonatos del futbol mexicano.