El volumen de negocio de la final del Apertura 2016 es el más grande en la historia del futbol mexicano, con una valoración de 448 millones de pesos de acuerdo con una investigación realizada por El Economista. El duelo que protagonizarán Tigres y América superará en más de 145 millones la serie entre los mismos norteños y Pumas, que hasta el momento era la final más costosa.

Con respecto a la final de hace dos años, a la que llegaron tanto Águilas como felinos, el negocio creció 48.3 por ciento. La cifra resulta de la suma de ingresos en taquilla por ambos juegos, patrocinios en televisión, estadio y bonos a finalistas; además del rubro de la venta de cerveza y la derrama económica en las ciudades por el consumo en restaurantes y bares.

Las inversiones traen beneficios a la taquilla

La final del Apertura 2016 entre Tigres y América será 51% más costosa para los aficionados de ambos equipos con respecto a la edición de hace dos años, cuando Águilas y felinos también protagonizaron el duelo por el campeonato. Los fans que decidan asistir a alguno de los dos encuentros tendrán que gastar, en promedio, entre 230 y 303 pesos más por una entrada, en comparación con los duelos del Apertura 2014. Además, será la serie que más dinero recaude en taquilla en la historia del futbol mexicano, con 100 millones de pesos entre ambos juegos.

Es una final que llama la atención tanto a nivel nacional como regional. El hecho de tener un equipo como América, de convocatoria nacional y en el año de su centenario, contra un equipo, en el caso de Tigres, que cada vez se vuelve más importante por jugar finales frecuentemente , reflexiona Francisco San José, experto en márketing deportivo.

Los aficionados que acudan al estadio Universitario para el partido de vuelta son los que tendrán que desembolsar más por las entradas, un costo promedio de 988 pesos, cuando hace dos años para el duelo de ida de la final del Apertura 2014 gastaron 685 pesos.

Los felinos regiomontanos tienen los dos boletos más caros, por la media de su precio, de las últimas siete finales. La propuesta que hace Tigres, de contratar y comprar a jugadores que son figuras, lo que lo hace tener un cuadro competitivo, significa que es un equipo para dar espectáculo. Tienen la filosofía de que debes gastar dinero y luego lo cobras , expresa Francisco San José, sobre el hecho de que los boletos del equipo de la Universidad Autónoma de Nuevo León son los más costosos del futbol mexicano.

En el caso de América, el incremento fue de 46% en el precio de las entradas con respecto a la final que protagonizó ante Tigres en el 2014. De un costo medio de 500 pesos, hace dos años, actualmente los aficionados gastaron 730 pesos en promedio.

Televisa, dueña de América y el estadio Azteca, invirtió 12 millones de dólares para la remodelación del inmueble, con la cual se redujo la capacidad de aforo en 18,000 asientos. Sin embargo, el club de Coapa recaudará siete millones de pesos más que para la final del Apertura 2014.

Lo que se busca es que la gente disfrute la asistencia al estadio y que tenga las comodidades que antes no existían , menciona el especialista en negocios del deporte.

Claroscuros en restaurantes por Navidad

El sector de restaurantes y bares tendrá beneficios de al menos 135 millones de pesos en las dos plazas y por los dos días donde se desarrollarán los juegos. Según datos otorgados de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac) delegación Nuevo León, en Monterrey, la serie generará una derrama económica de 65 millones de pesos.

Tan sólo el domingo, día de la final de vuelta en el estadio Universitario, el organismo estima que los aficionados gasten 45 millones de pesos, ya que el partido en la ciudad va por pago por evento y los restaurantes se convierten en la mejor opción. En Ciudad de México, el sector estima beneficios por $70 millones.

Publicidad en cancha y TV

Mientras los seguidores de Tigres y América se enfocarán en lo que sucederá dentro de la cancha, fuera de ella las empresas que patrocinan a los dos finalistas o que invierten su dinero para que sus marcas aparezcan en los 180 minutos, lo trascendental de este par de partidos se encuentra fuera del terreno de juego, sin balón de por medio.

Sólo este rubro implica que se muevan 170.3 millones de pesos entre los dos partidos, con inversiones de las marcas que quieran aparecer en un momento con tanto rating por 492,855 pesos por 20 segundos en un spot en TV, y hasta 1 millón de pesos por permanecer durante todo el tiempo que dure el compromiso en un tapete sobre el césped. Vale la pena destacar que existen hasta 12 tapetes en cada partido.

Francisco San José, especialista en márketing deportivo, dijo a El Economista que debido a que el futbol es de los contenidos más importantes para Televisa en términos de audiencia, a Televisa le viene muy bien contar con la serie por el campeonato , opinó el experto, quien también destacó el rating que podría generar la empresa propiedad de Emilio Azcárraga Jean, en una época en la que ha sufrido tanto en términos de ingresos por publicidad como por audiencia.

Además, no se debe olvidar la publicidad virtual que se proyecta al mismo tiempo que se transmite el partido. De acuerdo con cifras reveladas por Hussein Forzán, creative manager de la agencia Publimarketing (PMKT), cabe destacar que una publicidad virtual puede costar desde 180,000 pesos hasta 300,000 si se proyecta en el medio tiempo.

Quienes quieran aparecer un minuto en la rotativa que se encuentra en un costado de la cancha y también se alcanza a observar en la transmisión de televisión, tiene que desembolsar 600,000 pesos, lo que provoca que en los 180 minutos de final se generen 108 millones.

De acuerdo con el creative manager de PMKT, en caso de que la final se tenga que definir en el alargue o que llegue a los penales, la televisora encargada de la transmisión del partido (en este caso Televisa) seguirá dando salida a todas las marcas que pagaron previamente por anunciarse en el tiempo regular, eso sí, apenas concluya el compromiso, Televisa les estará mandando la factura por el extra.

A pesar de que las empresas que respaldan a los finalistas pagaron por adelantado su patrocinio, Hussein Forzán reveló que por concepto de bono por ir avanzando en la Liguilla, hasta llegar a la serie por el trofeo, se calcula que cada conjunto reciba 15 millones de pesos, debido a la venta de camisetas que estimulan y al consumo dentro de los estadios.