Conmigo no te metas, pendejo, a mí me la pelas. Para la próxima, te parto tu madre . Es Fidel Kuri Grajales. Septiembre del 2015 y el diputado del PRI viste aquel día un traje oscuro en la sesión de la Cámara de Diputados y con el dedo índice señala al panista Miguel Ángel Yunes. Está dispuesto a ir a las manos si es necesario.

Yunes minimiza el hecho, pero Kuri Grajales es de armas tomar. Por ejemplo, amenaza o golpea, como ocurrió con el director del área técnica de la Comisión de Arbitraje de la Femexfut, Edgardo Codesal; o insulta, como sucedió hace unas semanas con un periodista local de Puebla cuando su equipo, los Tiburones Rojos, visitó a La Franja en la Jornada 10 y bajó al vestidor pese a estar sancionado.

Y hace unos días, rectificó una de sus amenazas: llevarse el equipo de Veracruz. NO (sic) me quiero llevar a los Tiburones Rojos de Veracruz , detalló en un comunicado después de un ‘malentendido’ con algunas declaraciones que dio donde se especulaba la posibilidad de mover la franquicia de lugar.

Para el diputado federal que con dinero público percibirá un salario total de casi 3 millones de pesos al terminar su periodo en el 2018 la ley, la autoridad, no es algo que respete demasiado.

En los últimos ocho años Fidel violó la ley electoral, prometió estadios de futbol durante sus campañas que difícilmente construirán, es capaz de quitarle a una afición su equipo para satisfacer las necesidades políticas, amenaza con golpear si es que se meten con él, insulta por televisión, pinta peinetas a los aficionados en su estadio cuando lo hacen rabiar. Es diputado federal.

Fidel Kuri no es un legislador destacado. Según la clasificación de Pleno Ciudadano de septiembre de este año que mide la efectividad de los legisladores del país , el diputado priista es el lugar 409 de entre los 464 representantes, entre las cámaras baja y alta, enlistados.

Hasta febrero de este año, de las 11 iniciativas que ha propuesto durante su trayectoria en San Lázaro (incluyendo su primer periodo entre 2009-2012 y el actual), nueve han sido rechazadas. Fue el diputado priista con más ausencias en el recinto de San Lázaro hace un par de meses. ¿Su cualidad? Tener un equipo de futbol.

Hace unos meses Fidel Kuri le permitió a Héctor Yunes Landa (candidato a gobernador por la Alianza para mejorar Veracruz) levantar la Copa MX, el título que los Tiburones consiguieron luego de derrotar a Necaxa. El conjunto del diputado Grajales le obsequió al candidato una estampa que no ocurría hace 66 años: ser campeón.

Fidel en su primera etapa como diputado federal, hace seis años, prometió que en caso de ganar llevaría un estadio de 500 millones de pesos a Orizaba. No cumplió. Para su última campaña, la cual ganó, también prometió en el mismo lugar el mismo inmueble. Con los recursos que conseguí hace años y que se perdieron, los vamos a encontrar y construir .

Difícilmente cumplirá, porque hace unos meses los dictados de la comisión de la Secretaría de Hacienda impidieron a los legisladores autorizarse montos millonarios para destinarlos a obras de infraestructura deportiva en estados y municipios.

Tiburones es un instrumento de poder para un personaje que no brilla en la escena política mediática pero es capaz de ejercer su influencia gracias al futbol. Por ejemplo, regaló boletos para partidos del club en épocas electorales, llevó a sus jugadores para un desfile en Orizaba en plena época de campañas, se sentó en la misma mesa que el ahora gobernador con licencia (Javier Duarte) para dejarlo brillar y presumir que el Ejecutivo devolvió el futbol de Primera División en el estado, y dio su anuencia para que Yunes Landa tomara la Copa porque le prometió a Fidel Kuri un nuevo estadio. Nada es gratis.

Los actuales Tiburones Rojos en realidad son los Albinegros de Orizaba que Fidel Kuri compró en el 2008 y posteriormente mudó a La Piedad, con quien logró el ascenso y, semanas después, al hacer el acuerdo con Javier Duarte, gobernador con licencia de Veracruz, se instaló allí.

El día en que se anunció el regreso del futbol al puerto de Veracruz, Javier Duarte estaba presente. Kuri prestó su equipo para un acto político, lo mismo que sucedió hace unos meses con el candidato Yunes Landa. Palabra cumplida , dijo Duarte aquel día en que hizo el anuncio.

Luego llegaron los beneficios. El estadio de Veracruz recibió del gobierno local la remodelación valuada en 150 millones de pesos para los Juegos Centroamericanos del 2014, según cifras de Transparencia, y que posteriormente aprovechó el conjunto de Fidel para sus partidos como local.

El 17 de diciembre del año pasado, en plenas fiestas navideñas, el Congreso local aprobó la solicitud de Javier Duarte para otorgar en comodato las instalaciones del estadio Luis Pirata Fuente y las del Centro de Alto Rendimiento así como el usufructo del nombre, marca comercial y logotipo de Tiburones Rojos de Veracruz , según detalla la gaceta legislativa. Una de las características del acuerdo es que no establece en ninguna línea el tiempo o duración del contrato.

Fidel en su última campaña política aseguró que una de sus metas era demostrar que Orizaba es la verdadera cuna del futbol mexicano y no Pachuca (...) Voy a hacer el estadio allí para los orizabeños .

En su perfil del Sistema de Información Legislativa (avalado por la Segob), en febrero pasado, detallaba que Fidel Kuri tenía el grado de Licenciatura en Administración de Empresas, pero en el Registro de Cédulas Profesionales no aparecía... Medio año después ya aparece la leyenda licenciatura trunca . ¿Qué ocurrió ahí?

Vamos por un estadio nuevo para Veracruz, lo merece la afición , dijo el dueño del club mientras se abrazaba con el candidato a gobernador Yunes Landa en entrevista para la cadena TVC Deportes después de conseguir la Copa MX.

Hasta ahora en el estado se ha hecho poco eco a los problemas del club, como la demanda de 12 extrabajadores que exigen el pago de 12 millones de pesos por despido injustificado en el 2011. La Promotora Deportiva del Valle de Orizaba AC, propietaria del equipo, perdió un juicio laboral que presentaron los involucrados. Además, El Primer Tribunal Colegiado en Materia de Trabajo del Séptimo Circuito, con residencia en Xalapa, declaró infundado un recurso de inconformidad presentado por el propietario del equipo, Fidel Kuri, y estaría obligado a cumplir con juicios laborales dictados en favor de 12 exempleados, quienes deberán recibir el pago de aguinaldo, vacaciones, prima vacacional, prima dominical, salarios caídos y otras prestaciones.

Desde que los Tiburones Rojos volvieron a Veracruz Fidel ha tenido beneficios políticos o dádivas como el comodato del estadio, la remodelación del mismo, impulso mediático como candidato y relaciones que le permitirían construir un nuevo inmueble. El diputado al que le rechazan más de 80% de sus iniciativas no requiere éxito en la Cámara, porque tiene al futbol.