Han pasado 24 jugadores egresados de La Masía por el primer equipo de Barcelona sin consolidarse en el club, desde que Sergio Busquets tuviera su primera oportunidad, en agosto del 2008. Los futbolistas de la cantera catalana no se han hecho de la titularidad y han sido relegados al equipo filial; a escasos minutos con el primer equipo, y algunos más se han ido ante la poca actividad.

Sergi Roberto estuvo cerca de salir la temporada pasada. Habían pasado ya cuatro años desde su debut y, en ese tiempo, apenas sumaba 32 partidos con el primer equipo.

Observaba cómo sus compañeros de generación salían del club en busca de minutos, de la oportunidad de mostrar su talento y revalorar a los futbolistas que formaba la afamada academia blaugrana.

El sábado pasado, en el clásico español, Sergi dio su cuarta asistencia del campeonato, la del primer gol del partido, e inició la goleada de 4-0 sobre Real Madrid.

El mediocampista de 23 años suma 16 partidos y un gol en los 1,163 minutos de participación, y supera sus registros de temporadas anteriores. Roberto es el segundo canterano en los últimos siete años que alcanza la titularidad. Es la reivindicación de la cantera.

La falta de jugadores formados en La Masía que llegaban al primer equipo no era el problema: en siete años debutaron 24 futbolistas; en promedio, cada tres meses y medio un jugador recibía sus primeros minutos con el plantel estelar.

La metodología o falta de calidad tampoco afectaron el desarrollo del talento, ya que entre los descartados están Cristian Tello (ahora en Porto), Gerard Deulofeu (Everton), Isaac Cuenca (Bursaspor), Oriol Romeu (Southampton), Martín Montoya (Inter de Milán), Nolito (Celta de Vigo), Jonathan Dos Santos (Villarreal), Thiago (Bayern Munich), entre otros, que dejaron al equipo español, en busca de minutos.

La confección de la plantilla para el ciclo 2015-2016 tenía la restricción de no poder fichar futbolistas, o no hacer uso de ellos hasta el 2016, cuando Barcelona cumplía con el castigo que la FIFA le impuso por irregularidades en los traspasos de jugadores menores de edad.

Sergi Roberto, que pasó los últimos dos años en Barcelona con el equipo filial, recibió la promesa de Luis Enrique de mayor participación ante la partida de Xavi Hernández.

Pero no sólo eso le dio minutos al canterano, ya que el técnico del Barsa lo ha puesto como lateral derecho, ante la lesión de Dani Alves, de mediocampista y extremo, por las ausencias de Iniesta, Rakitic y Messi. Es el cuarto jugador con más participación en el plantel.

Toda una generación de canteranos se despidió del club sin oportunidades, algunos mantienen lazos contractuales que podrían hacerlos regresar, pero el declive de la cantera y su incidencia en el primer equipo hoy puede romperse con Sergi Roberto en la titularidad.