Se acabará el suspenso. Tras varios meses de especulaciones, será hasta hoy cuando se dé a conocer al atleta que será el abanderado de la delegación mexicana para los Juegos Olímpicos de Londres 2012.

Como cada cuatro años, el abanico de nombres se abrió prácticamente desde que Paola Espinosa dejó el lábaro patrio en la villa olímpica de Beijing. Los aspirantes son atletas que tienen como apoyo un largo currículum y que buscan el honor de llevar la bandera en el desfile inaugural del estadio de Londres, pero sólo uno será el elegido.

De entre los candidatos, había cuatro nombres: el gimnasta Daniel Corral, único hombre considerado para el honor pero que, al final, por petición de su entrenador, Óscar Aguirre, fue descartado.

El resto, puras mujeres: la clavadista Paola Espinosa, quien ya en Beijing 2008 cargó la insignia patria y sería la tercera atleta en la historia en repetir el honor, y la arquera Alejandra Valencia, quien por su juventud y vitalidad estaría considerada.

Completa el cuadro la taekwondoín sinaloense María del Rosario Espinoza, quien el domingo cerró su preparación internacional con una medalla de oro en el Abierto de Austria y, para muchos, es la favorita para ser elegida, al tener en su haber todos los títulos posibles que podía conseguir en su carrera: oro en Juegos Centroamericanos, Juegos Panamericanos, Juegos Olímpicos y Campeonato Mundial.

De conseguir el honor, Espinoza sería la primera taekwondoín en la historia en llevar la bandera mexicana en unos Juegos Olímpicos y la sexta mujer, desde 1924, en tener la distinción.

De un auxiliar en 1924 a una campeona mundial en 2008

París 1924 fue la primera ocasión en la que México nombró a un abanderado para desfilar en la ceremonia de inauguración de los Juegos Olímpicos. En ese entonces, y ante la premura y la falta de organización, se nombró a Alfredo B. Cuéllar, quien era auxiliar de la delegación para portar el lábaro patrio.

Sin embargo, con el paso de los años, elegir a un abanderado se tornó en algo mucho más serio. Los portadores de la bandera tendrían que tener un currículum brillante y, generalmente, se les elegía por lo conseguido en la edición previa a la justa olímpica en la que lideraban la delegación, o por sus resultados en cada ciclo olímpico vigente.

Así, Joaquín Capilla, quien consiguió cuatro medallas olímpicas, una de ellas de oro, María del Pilar Roldán (plata en esgrima en México 1968), Felipe Muñoz (oro en natación en México 1968), Ivar Sisniega, Nancy Contreras y Fernando Platas (plata en clavados en Sidney 2000), fueron sólo algunos de los designados para llevar la bandera mexicana en diversas ediciones de Juegos Olímpicos.

De los 20 abanderados de México hasta el momento, sólo dos han podido repetir, ambos fueron clavadistas: Joaquín Capilla (Helsinki 1952 y Melbourne 1956) y Fernando Platas (Sydney 2000 y Atenas 2004).

[email protected]