Tras dar positivo por dopaje y ser suspendida cuatro años, la mexicana Guadalupe González, subcampeona olímpica de 20 km marcha en los Juegos Olímpicos de Río 2016, está siendo investigada ahora por la Unidad de Integridad del Atletismo (AIU) por falsificación de documentos.

El 17 de octubre de 2018,la marchista  dio positivo a la trembolona (esteroide anabolizante). La marchadora de 31 años negó la infracción ante la comisión de disciplina de la Federación Internacional de Atletismo (IAAF) y después ante el Tribunal Arbitral del Deporte (TAS), explicando que la presencia de la sustancia se debía al consumo de carne contaminada.

El TAS rechazó la apelación y confirmó a principios de julio la sanción (cuatro años de suspensión a contar desde el 16 de noviembre de 2018 y anulación de los resultados posteriores al 17 de octubre de 2018), anunció este martes la AIU, que se encarga de la lucha antidopaje en el atletismo.

“Además, la AIU investiga ahora a la atleta por una segunda infracción, por falsificación”, anunció la unidad en su cuenta Twitter.

La AIU acusa a la marchadora de haber suministrado “documentos falsificados”, “pruebas fabricadas”, y “un falso testimonio” en el curso del proceso ante la comisión de disciplina de la IAAF en su primera infracción.

El semanario Proceso documentó que los abogados de la marchista, los colombianos Andrés Charría y Víctor Delgado, alegaron que la atleta consumió carne contaminada y le pidieron que debía decir que comió hígado de res y que ahí se encontraba la trembolona. La condena de Lupita ahora se basa en el hecho de que mintió en su audiencia de defensa ante la AIU de la IAFF pues se contradijo en sus declaraciones y presentó evidencia falsa.

Guadalupe González terminará de cumplir con su castigo en noviembre de 2022, un año después de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

[email protected]