Santos Laguna es el equipo que mejores resultados financieros ha obtenido en el último torneo entre los cuatro semifinalistas del Clausura 2018, de acuerdo con un análisis de datos realizado por El Economista.

Entre las variables, se tomaron en cuenta los ingresos por taquilla y el resultado de las operaciones por compra y venta de jugadores, lo que le dejó al menos 213.8 millones de pesos al club.

Los Guerreros accedieron a la semifinal del torneo después de tres años de no hacerlo y para reforzarse recurrieron al intercambio de jugadores y préstamos, que no siempre representan egresos; además, vendieron a Ronaldo Cisneros, delantero de 20 años que con apenas nueve partidos en Primera División, Guadalajara desembolsó 115 millones de pesos, según cifras extraoficiales, y que sumados a los 98.6 millones de pesos por venta boletos, colocó a la directiva de Santos como la que mejor gestión económica realizó para llegar a la instancia de semifinales.

Ninguno de los cuatro semifinalistas tuvo que recurrir —al menos para este torneo— a que la inversión en refuerzos superara el monto de venta de jugadores. Es decir, se gastó en jugadores menos de lo que se vendió.

La gestión de América dejó ingresos por 175.1 millones de pesos y es la segunda cifra más alta de los semifinalistas, le siguen Tijuana con 162.8 millones de pesos y Toluca como el club que menos ingresos generó con 71.6 millones de pesos.

Los juegos de Santos registraron al menos 61% de asistencia y en cuatro de los nueve partidos de local que disputó superó 90% del aforo total del Territorio Santos Modelo, donde el precio promedio de los boletos es de 447 pesos, el segundo más costoso de los cuatro semifinalistas.

Los Guerreros registraron durante el Clausura 2018 un incremento del 16% en la venta de boletos respecto al torneo anterior. Además, al entrar a la Liguilla el precio medio de las entradas aumentó 67%, ya que para el juego ante Tigres el precio promedio fue de 698 pesos, cuando para un juego de la temporada regular significaba un gasto medio de 416 pesos.

Además de la Liguilla, la directiva de Santos aumentó el precio de los boletos cuando visitaron a los Guerreros Monterrey, Cruz Azul y Pumas, y fueron esos encuentros los que mejores entradas registraron. La venta de Ronaldo Cisneros aportó a Santos más de la mitad de los ingresos contabilizados por este diario; mientras que de los refuerzos, José Juan Vázquez llegó como intercambio por Gael Sandoval, que salió para llegar a Chivas; Cris Martínez y Jefferson Cuero llegaron al equipo en préstamo. Gerardo Alcoba y Jesús Isijara también llegaron como refuerzos aunque se desconoce el monto de las operaciones.

América fue el equipo que más gente llevó a sus juegos (315,830 aficionados), también fue quien más recibió por la venta de los jugadores (156.2 millones de pesos) Silvio Romero y Darwin Quintero, quienes tenían poca participación en el club; sin embargo, los ingresos del club ascendieron a 175.1 millones de pesos porque tiene los boletos más baratos de los semifinalistas (261 pesos en promedio) y gastó 74.2 millones de pesos por las compras de Andrés Ibargüen y Jérémy Ménez.

Debido a que el estadio Azteca es el inmueble más grande donde se juega futbol en el país, los partidos de América no tuvieron más allá de 63% de asistencia, en el duelo ante Cruz Azul al que acudieron 51,307 aficionados.

América fue el único de los cuatro semifinalistas que firmó un nuevo contrato de patrocinio durante el Clausura 2018, con Toyota, aunque es para eventos y difusión en Estados Unidos.

Tijuana tiene el precio de boletos más costoso de los semifinalistas, con 474 pesos, y sus partidos nunca estuvieron por debajo de 90% de ocupación de los 27,333 asientos disponibles. Eso le permitió generar 125.7 millones de pesos por taquilla, que sumado a la venta de Alejandro Donatti por 37.1 millones de pesos, resultan los 162.8 millones de pesos.  El equipo fronterizo no gastó en refuerzos, recurrió a los préstamos de Omar Mendoza e Ignacio Rivero y al intercambio de Pablo Aguilar por Emmanuel Aguilera.

Por último, Toluca no registró inversiones o ingresos por la venta de jugadores, porque se reforzó con las cesiones de Cristian Borja (que pertenece a Independiente de Santa Fe), Ángel Reyna (Celaya), Leonel López (León) y Luis Quiñonez (Tigres). Los mexiquenses aunque tuvieron un incremento de 21.7% en la asistencia promedio a los juegos de local, sólo recibieron durante el Clausura 2018 a dos equipos de alta convocatoria (Chivas y Cruz Azul), encuentros donde el incremento al precio de los boletos se eleva hasta 85%.

Incluso, los ingresos por taquilla de los partidos contra Chivas y Celestes superaron la derrama económica por la venta de entradas por el partido de cuartos de final ante Morelia.