Seraing. El eslovaco Peter Sagan, del equipo Liquigas, se impuso en la primera etapa del Tour de Francia, disputada entre Lieja y Seraing en Bélgica, con un recorrido de 198 kilómetros.

El suizo Fabian Cancellara (RadioShack) que llegó segundo, mantuvo la malla oro de líder de la competición que se puso la víspera tras la prueba contrarreloj del prólogo sabatino. El noruego Edvald Boasson Hagen fue tercero.

Sagan y Cancellara se despegaron del resto del pelotón en la parte más dura de la pendiente del último kilómetro antes de la meta, sin que sus inmediatos perseguidores (Evans, Van den Broeck) pudieran mantener contacto con ellos.

Sólo Boasson Hagen logró arrimarse sobre el final para integrar el podio de la etapa.

Sagan mantuvo la sangre fría y dejó que Cancellara hiciera lo más duro del trabajo, para superarlo en los últimos 100 metros.

"Le dije (a Sagan) que me debe una buena botella de Brunello di Montalcino (un gran vino italiano)", dijo el helvético al bajar del podio. Añadiendo con una sonrisa, "él me dijo durante la carrera: no tengo buenas sensaciones", para finalizar, "no soy un velocista, por lo que estoy convencido de que 'no hay mejor defensa que un buen ataque'".

El campeón de Eslovaquia de 22 años, quien es el segundo corredor más joven del pelotón después del francés Thibaut Pinot, ganó en esta temporada cinco etapas de la Vuelta a California, en Estados Unidos y cuatro de la reciente Vuelta a Suiza.

"La llegada fue realmente dura y sabía que Cancellara era el único que podía atacar allí (...) Estoy muy contento por lo logrado en esta jornada", destacó el eslovaco, sin aclarar si le pagará la botella de vino.

Junto al podio estaban dos leyendas vivas del ciclismo, el belga Eddy Merckx y el francés Bernard Hinault, que entre ambos suman 10 victorias finales en el Tour.

Durante esta etapa, bajo un cielo nublado, media docena de ciclistas se fugaron desde el comienzo en un circuito con forma de boucle en las Ardenas, al sur de Lieja.

Este grupo estaba integrado por cuatro franceses, Nicolas Edet, Anthony Delaplace, Maxime Bouet y Yohann Gene, el danés Michael Morkov y el español Pablo Urtasun, y fue controlado a distancia por el equipo de Cancellara.

La ventaja máxima fue de 5 minutos (en el kilómetro 42). Sobre el final de la sucesión de puertos de cuarta categoría, Morkov se aseguró la malla con lunares de mejor escalador, hasta que el pelotón se reagrupó a 8 kilómetros de la meta.

En el final, a velocidad máxima, los compañeros de equipo del belga Jurgen Van den Broeck y los del australiano Simon Gerrans aceleraron aún más en las primeras rampas de la pendiente hacia la línea de llegada. Esto hasta el ataque de Cancellara, a 1,500 metros de la meta.

La segunda etapa, el lunes, también se disputará en Bélgica, entre Visé y Tournai, con una distancia total de 207.5 kilómetros.