El británico Greg Rutherford se proclamó este sábado campeón olímpico de salto de longitud con una marca de 8,31 m en los Juegos de Londres-2012, provocando el delirio del público local en el estadio.

Rutherford realizó su mejor salto en su cuarto intento, terminando por delante del australiano Mitchell Watt (8,16 m), que fue plata, y el estadounidense Will Claye (8,12 m), que se colgó el bronce.

El británico, de 25 años, ganó así el primer gran título internacional de su carrera, tras una plata en los campeonatos de Europa de 2006 y haber sido eliminado en la ronda clasificatoria en los anteriores Juegos Olímpicos de Pekín-2008.

El brasileño Mauro Da Silva, que la víspera había sido el mejor en las rondas clasificatorias, sólo pudo ser séptimo con un mejor salto de 8,01 m, por debajo de su marca del viernes.