MOSCÚ. Welcome, ¡it’s a day to smile!, grita Darya Sigaeva, voluntaria de 24 años que vive en Moscú. Rusia y su Mundial es una nueva oportunidad para que Occidente conozca al país en el que recae una sombra de protección, control, también de corrupción y trampa, de dificultad para tener libertades.

Un país que ha invertido 71,000 millones de dólares en eventos deportivos en los últimos 10 años, cómo Fórmula 1, campeonatos mundiales de atletismo y natación, Juegos Olímpicos de Invierno y ahora llega el futbol, el mismo deporte que el presidente Vladimir Putin reconoció en su discurso de inauguración de la Copa del Mundo como “la gran familia multinacional del futbol”.

“No es momento de hablar de conspiraciones, dopaje y trampa. El Mundial es una oportunidad para que nos conozcan mejor”, agrega Darya, quien prefiere no seguir contestando, porque tiene que regresar a recibir a los aficionados de todo el mundo, no sólo rusos y árabes, quienes abrieron el mundial de futbol.

—¿De qué estamos hablando cuando se dice que Rusia es conspiradora?

Grigory Rodchenkov lleva más de un año en el programa de testigos protegidos de los Estados Unidos y es uno de los informantes más importantes en el caso de dopaje de Estado que dejó a la delegación rusa de atletismo sin participar en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro y expulsados completamente de los Juegos Olímpicos de Invierno de Pyeongchang.

“Sabemos que la información sobre esos temas la utilizan en Estados Unidos para desprestigiar a nuestro país”, señala Nikita Voronstsova, periodista de la revista Football Weekly de Moscú.

A los deportistas Vitaly y Yulia Stepanova que aparecieron en el documental del canal de televisión ARD sobre el sistema de dopaje ruso, viven exiliados de su país. Al introducir la palabra dopaje en el buscador de los medios oficiales de Rusia que difunden información a Occidente, Russia Today, ahora conocido como RT y Sputnik News, arroja en un 80% noticias que desmienten o descalifican las acusaciones hacia los deportistas.

En los últimos cinco años, Rusia no ha podido mejorar en la evaluación de Transparencia Internacional sobre la Percepción de Corrupción en el país. Su puntaje lo ubica entre el sitio 119 y 135 de un total de 175 países evaluados.

“En Rusia en todos los trámites te piden tu pasaporte. Hay mucha burocracia y el gobierno sabe qué ves en Internet”, dice Manuel Medina, periodista mexicano que lleva seis meses viviendo en el país europeo, y que colabora en medios como Los Ángeles Times en español.

“El Mundial servirá para cambiar la opinión que se tiene en el mundo sobre Rusia”, dice Nikita.

Si tienes alguna duda sobre el alfabeto cirílico en Moscú, lo mejor es no preguntar a las personas con más de 30 años de edad. A veces sólo realizan una señal de negación, en otras ocasiones pasan de largo por las prisas de llegar a tiempo a su destino y, en algunas otras, se detienen por cortesía, pero al no escuchar el idioma ruso se disculpan y se van.

La situación cambia con los jóvenes, quienes intentan escuchar y hablar en inglés, algunos hasta en español; por eso fueron los elegidos para recibir a los aficionados que tomaban camino al estadio Luzhniki el día de la inauguración del Mundial.

¿Está lista Rusia para recibir la diversidad de los aficionados? Según un estudio del Centro Levada durante los últimos años los rusos han desarrollado una opinión negativa sobre Estados Unidos y la Unión Europea, que se ha incrementado de 23% en el 2013 hasta 37%, según cifras del año pasado para el país norteamericano, mientras con la zona con la que tiene algunos acuerdos comerciales, las opiniones negativas crecieron de 14% a 29 por ciento.

Un hombre de 65 años, que no aparenta esa edad, casi inexpresivo frente a la multitud comienza un discurso en ruso, a pesar de que el idioma oficial de la FIFA es el inglés. Es el momento en que habla el presidente de la Federación de Rusia, los aficionados locales se levantan de su asiento y ponen atención, los únicos sonidos que permanecen son los de los fans internacionales.

“Hemos hecho todo lo posible para que los aficionados, los deportistas y los especialistas pudieran sumergirse por completo en la atmósfera de esta fiesta del futbol y, por supuesto, disfruten la visita y la estancia en una Rusia tan abierta y amistosa”, expresó Vladimir Putin en el discurso inaugural del Mundial Rusia 2018.

Es momento de brindar una sonrisa y dejar que conozcan a Rusia, las acusaciones o trampas deportivas no importan en este momento.