Rusia clasificó el viernes a la final de voleibol masculino de los Juegos Olímpicos de Londres-2012, tras vencer a Bulgaria por 3-1 y enfrentará al ganador de la semifinal entre Brasil e Italia.

Los búlgaros sólo consiguieron remontar la implacable ofensiva rusa en el tercer set, que ganaron por 25-23, pero ya venían de perder los dos primeros (25-21 y 25-15) y entregaron el partido en el cuarto por 25-23.

Maxim Mikahaylov aportó 25 puntos y el capitán Taras Khtey 13.

"Es muy bueno estar en la final. Estámos un poco nerviosos y cometimos errores, necesitábamos calmarnos. Nuestro país, fanáticos, todo el mundo sueña con una medalla de oro", comentó Mikahaylov.

"Experimentamos la misma cosa cada año, lo que he llamado histeria del éxito. Esto nos genera mucha presión y tendemos a cometer errores", comentó el entrenador Vladimir Alenko, sobre las altas y bajas en el desempeño del equipo.

La segunda selección del mundo avanzó segunda a los cuartos de final -con una sola derrota frente a Brasil por 3-0-, instancia en la que venció con contundencia a Polonia.

En Pekín-2008, Rusia se quedó con la medalla de bronce. En total, tiene tres oros, todos ganados durante la era soviética.

Por su parte, los búlgaros, que luchan por el oro, fueron la gran sorpresa del torneo, demostrando una superación formidable a los tropiezos que enfrentó para clasificar a Londres y al poco tiempo de preparación.

"Ganar el bronce será un gran éxito", indicó el presidente búlgaro, Rosen Pleneliev, que asistió al partido.

Fuera de la medalla de plata que ganó en 1980, la actuación en Londres ha sido la mejor de Bulgaria en Juegos Olímpicos. En Pekín quedó quinta, eliminada en los cuartos de final.