Ronaldinho volvió a México para reportarse con Gallos Blancos, situación que devolvió la calma a la afición queretana, sentimiento que muy probablemente no pueden compartir el mismo astro brasileño, su entrenador y directiva. Y es que tras presentarse 19 días después del inicio de la pretemporada del conjunto dirigido por Ignacio Ambriz, Dinho se encuentra en desventaja con respecto al resto del plantel. Hasta ayer no se había presentado a los entrenamientos y se especula que el jugador contempla el retiro. De permanecer en el club, sin duda el retardo podría cobrarle una costosa factura.

De acuerdo con los últimos antecedentes en la Liga MX, protagonizados por Humberto Suazo, Héctor Mancilla y Cuauhtémoc Blanco, la estrella del cuadro de Querétaro podría sufrir con su aparición como titular con algunas fechas ya disputadas o lesiones musculares, como ha sucedido con al menos uno de los elementos antes mencionados.

Esto sin mencionar que la cosecha de puntos de Gallos pueda verse mermada.

Si no llega la semana que viene, estaremos tomando una decisión. Consideramos que ya ha perdido mucha pretemporada y nadie está por encima de la institución , dijo Joaquín Beltrán, presidente deportivo de Gallos el pasado 20 de diciembre. Dinho reapareció seis días más tarde.

Si bien ahora ya se descarta una medida drástica en contra del ex jugador de Barcelona, lo que no se puede negar es que existe riesgo de que el campeón del mundo en el 2002 pueda encontrar su mejor forma y ritmo ya con el torneo en marcha y no se cuente con él todos los minutos de las primeras fechas.

Los riesgos de la tardanza para Ronaldinho

Humberto Suazo, chileno que hasta hace unas semanas formó parte de Monterrey, tuvo de cara al arranque del Clausura 2012 el último de varios problemas con la directiva por presentarse tarde.

En dicha ocasión, luego de no cumplir con la fecha estipulada para iniciar la pretemporada, los rayados y El Chupete tuvieron como consecuencia que el romperredes andino, máximo goleador en la historia del club con 102 tantos, pudiera ser titular hasta la jornada cinco, no sin antes haber sido enviado a entrenar con el equipo Sub-20 y fue marginado de la foto oficial del equipo. Mientras estuvo relegado, su equipo sólo sumó 41% de los puntos en disputa.

Para ese mismo torneo, Tigres, vecino de los rayados, también sufrió por el retraso en la llegada al equipo de su goleador: Héctor Mancilla. En el primer torneo del 2012 el también chileno tuvo como consecuencias sufrir lesiones musculares, que en conjunto con un mal lumbar, le permitieron jugar apenas 11 de 21 compromisos posibles y dejar su cuota goleadora en apenas cinco dianas.

El último caso lo protagonizó Cuauhtémoc Blanco antes de arrancar el último torneo, el Apertura 2014. Para dicha campaña, luego de ser parte del equipo de una televisora durante el Mundial, Temo llegó a Puebla una semana antes del primer partido.

Su corta pretemporada provocó que el histórico delantero pudiera iniciar un partido hasta la séptima jornada, misma en la que el plantel apenas pudo conseguir 27% de las unidades en disputa.

Con 19 días de desventaja ante sus compañeros, Dinho y el cuerpo técnico de Querétaro deberán trabajar a marchas forzadas para que el astro brasileño pueda estar lo más pronto posible en su mejor forma, esto si antes no decide concluir su carrera.

carlos.herrera@eleconomista.mx