Los Rays tienen el segundo mejor porcentaje de victorias (.626) en MLB en las últimas tres temporadas, a pesar de que en el mismo lapso fueron la tercera nómina más baja (163 millones de dólares, de acuerdo con Spotrac). Su filosofía no tiene que ver con la inversión, pero sí con inteligencia para scoutear, realizar intercambios y encontrar jugadores flexibles.

La temporada pasada los Rays alcanzaron la Serie Mundial tras haber superado a los Blue Jays, Yankees y Astros, todos con nóminas superiores, sin embargo, aunque llevaron la serie final a seis partidos, no pudieron superar a los Dodgers, quienes cuadruplicaban su valor de plantel.

Esta temporada Tampa Bay se encuentra con un porcentaje de victorias de .622, sólo por detrás de Giants y Dodgers (nóminas uno y 10 más altas de la MLB), que han superado el centenar de victorias. Sin embargo, al compartir estas últimas dos franquicias la División Oeste de la Liga Nacional, una de las dos pasará a playoffs por la vía del wild card.

En cambio, los Rays aseguraron el campeonato de su división sobre los Yankees y los Red Sox, dos equipos que también buscan avanzar a la postemporada como wild cards. Los Yankees son la segunda franquicia que más gasta en nóminas y cinco equipos superan su porcentaje de victorias.

“Tienen varios bateadores ambidiestros y muchachos que son flexibles. Tienen velocidad en las bases, varios tipos que corren, no necesariamente uno que roba 30 o 40 bases, sino un grupo donde cualquiera puede alcanzar una almohadilla más con velocidad. Es un buen club y bien formado. Lo han estado demostrando durante los últimos años. Han tenido varios peloteros que se han ido y luego otros responden cuando ocupan sus lugares. Hacen buenos intercambios y es divertido jugar contra ellos’’, expresó el mánager de los Marlins, Don Mattingly, tras su último encuentro en común.

Los Rays han sabido adoptar la fórmula del moneyball: no les gusta gastar más de 10 millones en un jugador, sólo Kevin Kiermaier y Nelson Cruz rebasan dicho sueldo, y prueba de su efectividad al reclutar jugadores son el novato sensación Wander Franco, de 20 años; Randy Arozarena; el potencial miembro del Salón de la Fama, Nelson Cruz; y Kevin Kiermaier, tres veces guante de oro.

Previo a la campaña intercambiaron a Blake Snell, ganador del Premio Cy Young en 2018, a cambio de los prospectos Blake Hunt, Cole Wilcox, Francisco Mejia y Luis Patino. El editor Matt Martel, de Sports Illustrated opinó en un artículo en mayo: “Desarrollan a jugadores jóvenes talentosos en sólidos jugadores de Grandes Ligas y luego los intercambian antes de tener que pagarles lo que valen”.

Michael Ginnitti, Co-Fundador y editor Spotrac añade que pese a la baja inversión en nóminas: “Los Rays construyen equipos ganadores al tomar jugadores de otros equipos, a través del entendimiento del mindset: si un jugador se va saben exactamente el modelo del jugador que deben buscar, probablemente tengan una lista de 10 jugadores similares a Blake Snells”.

Los Brewers son otro caso excepcional, esta temporada tienen la cuarta mejor marca está más de 30 millones por debajo del promedio de la liga que es de 130.2 millones. El fin de semana alcanzaron el tercer título de división en la historia de la franquicia desde que se mudó de la AL Central a la NL Central en 1998.

deportes@eleconomista.mx