Los mejores momentos del futbol en la frontera sur de México se vivieron en los botines de Salvador Cabañas, el liderazgo de Ismael Fuentes, la clase y estilo de Adolfo Bautista y la dinámica de Jackson Martínez.

Chiapas, la sede más cercana al ecuador de la tierra en el futbol profesional en nuestro país, en alguna ocasión fue un sitio de interés en el balompié nacional. Empresarios farmacéuticos, dueños de televisoras y compañías de boletos se mostraban interesados por invertir en una franquicia por la que llegaron a pagar hasta 40 millones de dólares. Ahora, con un lastre de adeudos y controversias y un plantel en su mayoría prestado y devaluado, se busca comprador para los Jaguares, el segundo equipo más joven de la Primera División, apenas cuatro años mayor que Tijuana.

Se le solicitó al señor Carlos López Chargoy que debe deshacerse del club Jaguares , expresó Enrique Bonilla, presidente de la Liga MX, hace apenas un par de días. La fecha límite para que los dueños vendan al equipo es para la siguiente temporada, es decir, al finalizar el Torneo Clausura 2017.

Según Forbes México, el valor de Jaguares de Chiapas es 38.2 millones de dólares; es el equipo número 18, en cuanto a su cotización, de los 34 clubes profesionales del balompié nacional, tomando en cuenta a la Primera División y a 16 de los 18 equipos de Liga de Ascenso.

La valoración surge del análisis del precio de marca y plantilla, misma que ha perdido su valor por 13.3 millones de dólares, en las últimas cuatro temporadas. El estadio, uno de los activos más importantes para equipos como Guadalajara o Monterrey, no es propiedad del club de futbol, ya que pertenece al gobierno del estado.

En 14 años en Primera División, Jaguares suma 507 partidos de Liga y Liguilla, con nueve apariciones en Liguilla y unos cuartos de final en Copa Libertadores como sus mayores logros.

En el 2003 la directiva en turno del equipo fichó por 400,000 dólares al delantero paraguayo Salvador Cabañas, quien se convertiría en el máximo anotador de la franquicia, con 61 goles, y que dejó 4.3 millones de dólares por su traspaso a América en el 2006.

Los descubrimientos del equipo chiapaneco también incluyen la llegada de futbolistas que se convirtieron en referentes y figuras emergentes del futbol mexicano, pero que llegaron con bajo perfil, como Danilinho, Neri Cardozo, Jackson Martínez y Silvio Romero.

El proyecto que agoniza

La estabilización del proyecto futbolístico en Chiapas dio origen a pujas por su compra. De aquel comienzo del gobierno estatal con Grupo Pegaso, que transfirió la franquicia de Veracruz a Tuxtla Gutiérrez, en el 2010, TV Azteca e Interticket compraron al club en 25 millones de dólares.

Tres años más tarde el futbol estuvo amenazado en Chiapas, debido a que Grupo Oceanografía trasladó la franquicia a Querétaro, en cifras extraoficiales que llegaron a los 40 millones de dólares; pero Carlos López Chargoy mantuvo el proyecto de Primera División en la región.

Desde que él es el dueño del club, la plantilla de jugadores ha visto una disminución en su valor de 55%; es decir, de los 37.1 millones de dólares que valía el plantel al finalizar el Clausura 2013, actualmente la cotización de la plantilla es de 23.8 millones de billetes verdes.

La renovación del plantel no ha sido a la par de las ventas de jugadores, que han dejado a la actual directiva 11.6 millones de dólares, de los cuales sólo han gastado 5.2 millones en nuevos jugadores. La estrategia para reforzar al equipo ha pasado por los préstamos de futbolistas, quienes suman 14 elementos para este torneo.

Jaguares está a la venta. Algunos empresarios preguntaron por el equipo, pero no se animaron a adquirirlo , expresó Carlos López Chargoy.

¿Quién se atreve a comprar a Jaguares de Chiapas?

[email protected]